3 consejos para hacer el mejor café en casa

¿Te gustaría preparar un buen café en casa? ¿No te apetece recurrir a una cafetera de cápsulas? Con estos trucos fáciles conseguirás que te quede perfecto.

Aunque no te lo creas, para disfrutar de un buen café en casa no necesitas tener una cafetera muy sofisticada ni ningún utensilio raro. Con algunos conocimientos básicos puedes preparar un café delicioso usando tu cafetera italiana (sí, esa que tienes acumulando polvo en un armario de la cocina)  o la de émbolo, si te gusta el café más infusionado.

También te puede interesar:

Es cierto que con la llegada de las cafeteras de cápsulas muchas personas han apostado por ellas para tomar un café exprés con solo pulsar un botón, pero también lo es que el precio del café es infinitamente más elevado que el café en grano o ya molido.

A este respecto las grandes competidoras de las cafeteras de cápsulas, son las cafeteras exprés superautomáticas, que ellas solas muelen el grano y preparan el café con tan solo pulsar un botón, pero estamos hablando de una máquina que requiere una inversión elevada –entre 200 y 500 euros-, por lo que merece la pena si se toma bastante café en casa.

¿Te gustaría conocer algunos trucos de expertos para disfrutar de un gran café utilices la cafetera que utilices? Pues, hagas el café con la máquina que lo hagas, no te olvides de lo siguiente:

Lo primero que necesitas es tener un buen café, de calidad, y fundamental que sea 100 % natural. Olvídate de los torrefactos que lo único que hacen es aportar un amargor (y compuestos nada sanos) que el café no tiene. Lo mejor es optar por café en grano y molerlo en el momento de tomarlo o comprarlo en una tienda especializada y que nos lo muelan con el grosor específico de nuestra cafetera, aunque en este último caso, con el paso del tiempo perderá matices, aroma y propiedades.

Otro dato importante es lo que mencionábamos en el punto anterior, la molienda del café. Es necesario que se ajuste a la cafetera de que disponemos. No es lo mismo una cafetera italiana, que requiere una molienda fina, que una de émbolo, que la requiere más gruesa. En la cafetera exprés necesitamos moler el grano aún más fino que en la italiana. Para hacer este proceso hay que usar un molinillo de café, nunca se debe triturar el grano en un procesador de alimentos porque no va a quedar bien molido, ni se va a moler de forma homogénea.

Y el tercer y último punto es también fundamental: limpiar bien la cafetera. Tengas la cafetera que tengas, es básico mantenerla en buenas condiciones. Si no está bien limpia, el café no va a estar bueno. Si tienes una cafetera exprés o de cápsulas, asegúrate de descalcificarla con frecuencia y mantenerla en perfectas condiciones. Evitarás averías y tu café estará mucho más rico.

También te puede interesar:
Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

Continúa leyendo