El estilo de Begoña Maestre

Es un rostro conocido de la pequeña pantalla. El estilo de Begoña Maestre pasa por la naturalidad, sentirse guapa y verse bien.

Es un rostro conocido de la pequeña pantalla. El estilo de Begoña Maestre pasa por la naturalidad, por sentirse guapa y verse bien. Ha sido la chica de portada del número 1537 de Mía.

Es una repostera en la televisión que no cocina en la vida real, ni mucho menos postres. “No se me da mal, pero procuro no hacerlo”, dice Begoña (Barakaldo, 1978), la pastelera Laura en El Chiringuito de Pepe, la comedia de Telecinco que protagoniza Santi Millán. Tiene la suerte de que en casa cocina su chico (tienen dos niños pequeños) y lo curioso es que sus dos hermanos son cocineros, con un exitoso restaurante en Bilbao.

Su personaje en la serie es hermoso, empático y tan buena gente, “que igual que la quiere el espectador, la quiero yo”, asegura la actriz. “Me ha tocado un bombón y estoy muy agradecida”. En persona es tan cercana que a los 10 minutos de estar con ella parece que la conoces desde siempre (en la imagen de arriba, con rebeca de C&A y vaqueros de Primark).

Buena genética

La jornada de Begoña Maestre empieza con maquillaje a las 7,15 de la mañana, para que esté lista para grabar. “Cuando no trabajo apenas me maquillo. Quizá un poco de máscara, un colorete y un brillo de labios, o si tengo el día, un labio rojo, pero poco más. En lo que no fallo es en cuidarme la piel, porque tengo problemas de acné. Me la limpio y la hidrato mañana y noche, me haya maquillado o no”. 

Begoña Maestre es muy delgada por genética, “tengo esa herencia maravillosa que me ha dejado mi padre y como lo que me apetece”, y al gimnasio va por afición.

Muy práctica

La moda no le preocupa en exceso y en su día a día es fácil verla con jeans, camisetas básicas y americanas, “para darle otro aire” al vaquero.

“Me gusta verme bien pero no soy una fashion victim ni me gasto muchísimo dinero en ropa”. Confiesa ser de las pocas que sigue yendo a comprar a la antigua usanza: probándose la ropa en la misma tienda, “porque si me lo llevo directamente a casa y luego la tengo que devolver, me da pereza tener que regresar” (en la imagen, con Santi Millán, su compañero en El Chiringuito de Pepe).

Continúa leyendo