5 baños relajantes en casa

Aceites, esencias, sales, hierbas aromáticas… Con la ayuda de expertos, te damos cinco recetas relax que convertirán tu baño en un auténtico spa, para los días de vacaciones o si has tenido una jornada dura y necesitas desconectar.

Aceites, esencias, sales, hierbas aromáticas… Con la ayuda de expertos, te damos cinco recetas relax que convertirán tu baño en un auténtico spa, para los días de vacaciones o si has tenido una jornada dura y necesitas desconectar.  

Baño Antiestrés

 

Cómo se prepara

“El agua tiene que estar a una temperatura adecuada y agradable según la sensibilidad de la persona. Lo ideal son unos 36-38 grados. El baño debe tener una duración media de unos 15/20 minutos”, explica Eduard Fernández-Rajal, director del Bangkok Healthy Spa.

 

A continuación se añaden ocho gotas de esencias de baño. Manzanilla, lavanda o ciprés -son perfectas, para calmar las palpitaciones-;  cáscara de mandarina, yuzu (cítrico japonés) o ravintsara (originario de un árbol de Madagascar) -adecuados para los nervios-; menta, albahaca o ylang ylang -indicadas para las cefaleas-; menta pipperita -piernas cansadas-... Las encontrarás en herbolarios.

 

Qué debes saber

“Los preparativos del baño también son importantes. Comienza planificando un ambiente adecuado, poniendo velas perfumadas, aromas en el agua...”, explica Fernández-Rajal.

También te puede interesar:

Baño Regenerador

 

Cómo se prepara

Si tu piel es muy seca, atópica, con psoriasis, cicatrices, acné o quemaduras, la doctora Montserrat Pérez, directora médica del balneario Caldés de Boi In Your Skin, te recomienda un baño de fangoterapia con efectos regenerantes y cicatrizantes. “Extiende una capa de 2-3 mm de espesor de fango Sulphaterm (en farmacias), elaborado con algas del manantial de la Font de la Tartera donde sea necesario. Sumérgete 10 minutos y luego retíralo. Aplica aceite hidratante al terminar”.

 

Resultados

“Proporciona un efecto de bienestar calmante e inmediato para las pieles más sensibles. Los efectos se aprecian en la segunda y tercera aplicación”.

Baño para dormir mejor

 

Cómo se prepara  

Te hará falta una almohada para bañera, una esponja natural, aceite esencial de lavanda y un manojo de flores secas de lavanda. Llena la bañera con agua caliente, a unos 38-40º, e incorpora 8 gotas de aceite esencial de lavanda. A continuación, añade las flores de lavanda.

 

“Sumérgete poco a poco en la bañera y cierra los ojos. Es el momento de olvidarte de todo y poner la mente en lo que te haga feliz. Controla la temperatura del agua para que no se enfríe durante los 20 minutos recomendados –aconseja Ana Bedoya, propietaria de Niwa Hotel&Spa-. Sal poco a poco y tómate el resto de la noche con calma para hacer lo que te gusta”.

 

El poder de la lavanda

El perfume que desprende consigue disipar tensiones y nervios, y por eso es uno de los aceites esenciales más indicados para ayudarte a conciliar el sueño. “Favorece la relajación de músculos, tendones y articulaciones, reduce dolores, alivia el estrés y es un potente desintoxicante del sistema linfático”.

Baño en pareja

 

Cómo se prepara

Necesitas dos almohadas para bañera, una esponja tipo guante de crin, aceite esencial de jazmín, una rosa roja y un exfoliante natural (hazlo mezclando sal gorda, aceite de oliva virgen y el zumo de un limón). “Llena la bañera con agua a unos 38-40º, e incorpora 10 gotas de aceite esencial de jazmín (uno de los perfumes más seductores por sus efectos afrodisíacos) y añade los pétalos de la rosa”, precisa Sulawan Patumset, adjunta a la dirección de The Organic Spa.

 

Disfrutad en pareja de la mezcla exfoliante para cuidar vuestra piel. Salid poco a poco de la bañera, secaos con cuidado y, por último, terminad con un té relajante.  

 

Un plus

Una buena ambientación siempre ayuda. Ilumina con luz tenue, enciende velas aromáticas, pon música suave. “Se trata de crear un ambiente acogedor que invite al relax”.

Baño de belleza

 

Cómo se prepara

Necesitas 1 kilo de sal marina, 3 cucharadas de sales Epson (calman y relajan), 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (exfoliante), 30 gotas de aceite esencial (el de lavanda es relajante, el de lemongrass es anticelulítico y reafirmante, el de Neroli es cicatrizante y regenerador...) -todo en herbolarios-. Mezcla estos ingredientes y, si puedes, añade pétalos de flores secas, detalla Pilar Cosculluela, directora del centro wellness Samaya Moments. “Llena la bañera en tres cuartas partes con el agua a 30-36º, añade las sales y disfruta sus beneficios durante 30 minutos”. Ten cuidado porque baja la tensión.

 

El momento

“La ocasión perfecta para el baño es antes de una cena relajada o bien 30 minutos antes de dormir. Las sales nos aportan minerales que nutren nuestra piel, como magnesio, zinc, calcio o sodio”, explica la experta.

Abigail

Abigail Campos

CONTINÚA LEYENDO