Flan cítrico

Un poco de nata montada para rematar este plato es ideal. Los clásicos nunca fallan.

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 500 ml de leche
  • 80 g de azúcar
  • 5 gotas de extracto de vainilla
  • 1 limón
  • 1 mandarina
  • 200 g de azúcar
  • 50 ml de agua
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 60 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Huevos
Light
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Rallar la piel de medio limón y un poco de la mandarina. Extraer el jugo de la otra mitad del limón y de la media mandarina. Precalentar el horno a 200 °C.
  2. Elaborar el caramelo, poniendo el azúcar en un cazo y remover hasta que esté fundido. Calentar el agua hasta que hierva y verterla poco a poco dentro del caramelo a cucharadas, removiendo para integrarlo. Dejar que se enfríe y verter el caramelo en el fondo de los moldes.
  3. Batir bien los huevos y añadirles la leche y el azúcar, sin dejar de batir. Agregar las ralladuras de medio limón y media mandarina junto con el zumo. Incorporar el extracto de vainilla y remover.
  4. Cocinar en el horno al baño María, con los moldes metidos en una bandeja con tres dedos de agua, durante 1 hora o hasta que al pinchar con una brocheta salga limpia. Enfriar en la nevera.

Flan o pudding. ¿Cuáles son las principales diferencias?

Aunque el flan y el pudding (o budín) se confundan, estos no son iguales. Su preparación es similar, pero difieren en algunos aspectos. En el caso del pudding, suelen incluirse migas de bizcocho o pan e incluso, ingredientes salados. Por tanto, no siempre este será dulce.

Por otro lado, la cocción de ambos es en el horno, al baño María o en el microondas.

Además, una gran ventaja de ambos platos es que se pueden preparar con antelación para una comida y su sabor gusta a casi todo el mundo. Estos postres pueden degustarse con un poco de nata para dar aún más sabor. Aparte del flan de huevo tradicional, tenemos numerosos tipos: queso, leche condensada, café, coco, yogurt, frutas, turrón...

No obstante, vamos a darte las claves para hacer un pudding casero delicioso y rápido. Si te han sobrado pastelitos de alguna compra reciente, cógelos porque nos harán falta. Esta receta es una manera muy sencilla de aprovecharlos y no tener que tirarlos

Para ello, solo tienes que coger los pastelitos y partirlos en cuadrados no muy grandes. A continuación, tienes que introducir todos los pastelitos en un vaso de batidora y mezclarlos con nata. Es importante remover con energía para no dejar ningún grumo. 

Para hacer el caramelo casero, necesitas azúcar, agua caliente y zumo de limón. Este último ingrediente ayudará a que el caramelo se mantenga líquido.

Primero, coge un cazo y vierte el azúcar, agua y el zumo de un limón. En este paso, no necesitas remover mucho, solo varios segundos para que se disuelva. Posteriormente, baja el fuego a baja potencia y espera a que el caramelo se dore. El color oscuro nos indicará el tostado de nuestro caramelo.

Cuando tenga un color que nos guste, aparta la mezcla del fuego con mucho cuidado para evitar quemaduras. Calienta agua en el microondas y viértelos sobre el caramelo. Remueve con cuidado para que se integre todo bien.

Por último, extiende caramelo líquido en un molde para la mezcla y déjalo cocer durante varios minutos al baño María. El resultado te encantará. ¡Está delicioso!

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}