Una combinación exitosa

La receta más sencilla de tartaletas de fresa y queso mascarpone

Aprovecha la temporada de las fresas para preparar esta deliciosa receta de tartaletas hechas con mascarpone y presentadas en formato individual.

Las fresas son una de las frutas favoritas de la temporada de primavera y verano, y es que únicamente las tenemos disponibles unos cuantos meses al año. Por eso lo mejor es aprovecharlas cuando están de temporada y hacer recetas en las que ellas sean las protagonistas. Para ello, puedes incluirlas en estos 5 desayunos con fresas que te encantarán. Además como la selección es variada, podrás elegir más de un desayuno de la lista para varios días de la semana y que no te canses de comerlas. Otra forma súper sencilla, sabrosa y muy apetecible en verano, es preparar un delicioso gazpacho de fresas de temporada y disfrutar de todo su sabor. Lo mejor es que lo prepares cuando las fresas estén bien maduras, así te quedará mucho más rico.

Esta receta además de ser muy fácil de preparar, presenta la ventaja de que se hace con una masa ya preparada, con lo que también ahorrarás bastante tiempo en la cocina, sin mencionar que ensuciarás mucho menos que si tuvieses que hacer la masa casera. Después la masa brisa, se divide en porciones individuales, y se rellena con una mezcla de queso mascarpone y nata líquida. Para que al servirlas en la mesa queden más vistosas, puedes pintar las fresas con un glaseado de mermelada.

Tiempo de cocción: 30 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Fruta

Ingredientes:

  • 1 masa brisa
  • 400 g de fresas pequeñas
  • 130 g de nata líquida para montar
  • 145 g de queso mascarpone
  • 1 cucharadita de esencia de vaibnilla
  • 2 cucharaditas de sirope de arce
  • 2 cucharaditas de mermelada de fresa
  • 3 cucharadas de agua
  • Hojitas de menta

Un puñado de garbanzos crudos

Elaboración:

  1. Precalienta el horno a 180ºC, extiende la lámina de pasta brisa sobre una superficie plana y córtala con un molde circular ligeramente superior a los moldecitos individuales. Lava las fresas y déjalas escurrir bien antes de limpiarlas retirando la parte verde.
  2. Forra los moldecitos individuales con los círculos de pasta brisa de manera que el interior quede totalmente cubierto. Agrega unos cuantos garbanzos a cada molde para evitar que la masa suba durante la cocción al horno.
  3. Introduce los moldecitos en el horno, y cocínalos 20 minutos hasta que la masa adquiera un color dorado. Retira los moldecitos del horno, deja que se enfríen, y quítales los garbanzos.
  4. Mezcla en un cuenco la nata líquida con el sirope de arce y la esencia de vainilla removiendo durante unos minutos en un robot de cocina hasta que la nata quede ligeramente montada. Agrega el queso mascarpone y bate de nuevo hasta que quede totalmente integrado.
  5. Prepara el glaseado calentando en un cazo la mermelada junto con el agua removiendo hasta obtener una salsa ligera.
  6. Rellena las tartaletas con la crema de mascarpone alisando la superficie con una espátula de silicona, reservando un poco de crema en una manga pastelera para decorar después las tartaletas.
  7. Coloca 5 fresas enteras en el centro de cada tartaleta, y píntalas con el glaseado.
  8. Decora las tartaletas con un poco más de crema de mascarpone y coloca unas hojitas de menta en cada una de ellas.

Continúa leyendo nuestras recetas...