Obleas de chocolate caseras

Otra original receta dulce que nos llega desde el otro lado del charco gracias al blog Smitten Kitchen.

Ingredientes:

iStock
iStock
  • 325 gramos de harina clásica, para todo uso
  • 200 gramos de cacao en polvo sin azúcar (cacao 100%)
  • 250 gramos de azúcar y dos cucharadas más aparte del mismo ingrediente
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de bicarbonato de sodio
  • Unos 250 gramos de mantequilla sin sal
  • 3 cucharadas de leche entera
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Tipo de receta: Chocolate

Elaboración:

  1. Combina la harina, el cacao, el azúcar -reserva las dos cucharadas extras-, la sal y el bicarbonato de sodio en el tazón del procesador de alimentos e insiste para mezclar bien.
  2. Corta la mantequilla a temperatura ambiente en unos 12 trozos y agrégalos al bol. Mezcla hasta que todo se combine de nuevo.
  3. Por otro lado, mezcla la leche y la vainilla en un bol pequeño.
  4. Con el procesador en funcionamiento, añade la mezcla de leche y continúa procesando hasta que la masa se apelmace alrededor de la cuchilla o los lados del bol.
  5. Transfiere la masa a un bol grande o una tabla de cortar y trabaja con ella a mano, amasando las veces que sea necesario hasta asegurarte de que está lista.
  6. Dale forma de tronco alargado a la masa de unos 35 centímetros de largo y algo menos de 5 cms de ancho. Envuélvelo en papel aluminio o film y deja que se enfríe en la nevera. Al menos una hora.
  7. Precalienta el horno a 175 grados. Cubre dos bandejas con papel de horno. Irán en la parte superior e inferior del electrodoméstico, con suficiente espacio entre ambas.
  8. Mientras tanto, corta el tronco en obleas muy finas, alrededor de 60 milímetros cada una. Colócalas en la bandeja.
  9. Hornee, y dales la vuelta a la mitad del proceso, y también gira a las bandejas. En total, déjalas de 12 a 15 minutos dentro del horno. Verás que primero se inflan y que después se desinflan. Desde ese momento, en un minuto y medio o dos estarán listas.
  10. Deja que enfríen las obleas y comprueba que quedan crujientes. Si no lo hacen es que les falta tiempo de horno.
  11. Se puede guardar en un recipiente hermético durante varios días o congelar. 

Son ideales para acompañar el café o el té, y también con alguna crema untada, ya sea de queso crema, mascarpone, una mermelada al gusto o incluso con helado.

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}