Pastel de calabaza cremoso sin hornear

Hecho con una base de dátil, nuez y avena y cubierto con crema batida de coco. ¡Riquísimo!

Ingredientes:

Pexels
Pexels
  • 2 tazas de dátiles sin hueso
  • 2 tazas de nueces crudas (o mitad nueces y mitad almendras)
  • Un cuarto de taza de avena
  • Media cucharadita de mezcla de especias (canela, jengibre, nuez moscada… al gusto)
  • 1 taza de puré de calabaza (asada y pasada)
  • 3 cucharadas y media de maicena
  • Un tercio de taza de azúcar
  • Media cucharadita de mezcla de especias (igual que la base)
  • Pizca de sal
  • Una taza y dos tercios de otra de bebida vegetal de almendras sin azúcar o leche de vaca
  • Media cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 lata de leche de coco entera enfriada durante la noche
  • 2-5 cucharadas de azúcar en polvo (dependiendo del dulzor preferido)
  • Media cucharadita de extracto puro de vainilla
Tiempo de preparación: + de dos horas
Tiempo de cocción: 10 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Verduras

Elaboración:

  1. Para hacer el relleno, coloca todos los ingredientes secos en una cacerola y bate para combinar.
  2. Luego agrega el puré de calabaza (puedes asar la calabaza antes y luego hacer el puré) y vuelve a batir.
  3. Vierte lentamente la leche y revuelve nuevamente hasta que esté bien combinado.
  4. Coloca a fuego medio y deja que aparezcan pequeños burbujas pero que no hierva fuerte, y remueve con frecuencia con una espátula de silicona o similar. Una vez que comience a burbujear y espese, reduce el fuego a medio bajo y continúa cocinando hasta que esté espeso. Asegúrate de que no se pega al fondo o los lados de la cacerola.
  5. Retira del fuego y agrega la vainilla y bate. Deja reposar durante 5-10 minutos, luego transfiere a un recipiente de vidrio y cubre con una envoltura de plástico, asegurándose de que la envoltura toque la mezcla para evitar que se forme una película. 
  6. Refrigera durante varias horas o hasta que esté completamente frío y cuajado.
  7. Mientras tanto, prepara la base agregando dátiles a un procesador de alimentos y presiona hasta que forme una bola, o al menos hasta que queden pequeños trozos.
  8. Retira del procesador de alimentos los dátiles y luego agrega las nueces, las especias y la avena.
  9. Mezcla hasta que se combinen y luego agrega los dátiles poco a poco hasta que se forme una masa compacta.
  10. Transfiere a un molde para pastel ligeramente engrasado o una fuente para hornear de vidrio pequeña y presiona hasta que esté uniformemente plano y forme  una especie de costra. Cubre con una envoltura de plástico y refrigera hasta que el relleno esté frío.
  11. Cuando el pudin de calabaza esté listo, coloca un recipiente de vidrio para mezclar en el congelador para que se enfríe durante unos minutos para que preparar en él la crema batida de coco (previamente enfriada la leche).
  12. Sin agitar ni volcar la lata, retira la tapa y saca suavemente la parte superior gruesa y sólida de la leche de coco. Deja el líquido transparente en el fondo de la lata y resérvalo para batidos u otros usos.
  13. Bate la “nata” con varillas (muy importante para que no se quede líquida). En este punto, debería comenzar a reafirmarse, pero si no, agrega un par de cucharadas de harina de tapioca o similar. Luego agrega la cantidad deseada de azúcar en polvo poco a poco, así como el extracto de vainilla. Tapa y refrigera hasta servir el pastel.
  14. Una vez que la corteza y el relleno estén listos, vierte el pudín sobre la corteza y extiéndelo para que quede suave. Déjelo enfriar durante varias horas más o durante la noche incluso. Cubre con crema de coco al servir.
También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}