Primer día en el nuevo trabajo

¿Estrenas trabajo? Sé puntual, humilde y muestra muchas ganas de trabajar. Si cumples estas tres reglas, tus primeras jornadas irán como la seda.

¿Estrenas trabajo? Sé puntual, humilde y muestra muchas ganas de trabajar. Si cumples estas tres reglas, tus primeras jornadas marcharán como la seda.

 

Hoy es tu primer día en el nuevo trabajo. "¿Cómo me acogerán? ¿Les caeré bien? ¿Me gustará la empresa?" te preguntas, pero sobre todo te invade una duda: "¿Cómo debo actuar?".

 

Las presentaciones

El primer día hay que ser puntual, es una regla de oro que se debe tener muy en cuenta; además, hay que ir vestido de forma adecuada. "El candidato habrá podido observar durante el proceso de selección cuál es el vestuario de la compañía", explican en Randstad. Esto le ayudará a "ir a tono con el resto de compañeros".

 

Para que el nuevo conozca a sus jefes y colegas, muchas empresas convocan una reunión con toda la plantilla o con el departamento correspondiente, de modo que cada uno se presente, diga cuál es su cargo, su experiencia y currículo. "A los candidatos les recomendamos que se lo preparen previamente para evitar quedarse en blanco", comentan en la consultora de RR.HH.

 

"Una forma de quedar definitivamente bien ese primer día es llevar el desayuno a todos los compañeros de departamento. "Lo sugerimos porque es un gesto que rompe mucho el hielo. Si ese día desayuna todo el personal junto y en un ambiente un poco más distendido, la integración de la persona suele ser más positiva", apuntan. 

 

Ver, oír y callar

Sabio fue aquel que dijo "no hay segundas oportunidades para crear primeras buenas impresiones". Esta máxima también funciona en el mundo laboral. Por lo tanto, hay que ser extrovertido, sociable y simpático. "La primera semana es para ver, oír y callar", explican desde la consultora.

 

"Y que no pequen de soberbia. Mucha gente quiere hacerlo todo muy bien desde el principio y empieza a hablar de su formación y su currículo de una forma un poco altanera, cuando lo importante ese primer día es mostrar mucha humildad de cara a los compañeros y decir que se está dispuesto a aprender muchísimo de ellos".

Planes de acogida

Conseguir una buena adaptación al puesto de trabajo es tan importante que muchas empresas cuentan con protocolos de acogida para sus nuevos empleados, esplican en Randstad. "Cuando se trata de puestos de mando intermedio en adelante es muy habitual que el nuevo no trabaje en su departamento el primer mes, sino que haga un training o plan de formación en otros departamentos. De esta forma verá desde el primer día cómo se trabaja a todos los niveles.

 

Si se trata de multinacionales a veces envían a la nueva incorporación fuera de España durante las primeras semanas para hacer, por ejemplo, un curso de producto.

 

También es cada vez más frecuente que las empresas pongan un tutor o coach al nuevo para que tenga un referente, así durante el primer mes le puede preguntar cualquier cosa  "Es importante que el candidato sepa exactamente cuáles son los canales o las vías de información en cada momento. Si se encuentra desamparado se le puede hacer muy cuesta arriba el nuevo trabajo", apuntan.

 

Y si la bienvenida falla

No siempre todo funciona; alrededor de un 4 % de los trabajadores se va tras un mes en la empresa. Se pueden desvincular porque existe un mal ambiente o porque las condiciones laborales no son adecuadas; aunque la mayoría de las veces, cuando un candidato abandona es porque considera que la empresa no ha cumplido con las condiciones pactadas, sobre todo en cuanto a retribución y horario.

Continúa leyendo