Revista Mía

Las mejores pastelerías y confiterías de Madrid

Hemos encontrado en la capital todos esos rincones en los que disfrutar de un buen dulce es el mejor de los placeres. Avisamos: vas a querer ir a todos antes de acabar el artículo.

Si en el momento en el que empiezas a leer estas líneas tienes hambre, cuidado, porque a te avisamos de la altísima probabilidad que tienes de acabar salivando y con un antojo irrefrenable dentro de unos segundos, en cuanto leas el desarrollo del texto y la galería que lo acompaña. Seguramente va en nuestra contra avisarte de ello pero, pensándolo bien, es muy probable que no hayamos hecho otra que despertarte todavía más la curiosidad, ¿verdad?
Efectivamente, vamos a hablar de repostería, ese nicho de la cocina que pone a casi todo el mundo de acuerdo. Tiene que haber excepciones para todo, por eso no generalizamos al 100%, pero incluso para aquellas personas cuya respuesta es un no a cualquier tipo de dulce, se tiene que hacer difícil rechazar las propuestas de las ocho pastelerías y confiterías que vamos a analizar a continuación.
Son las imprescindibles de Madrid. Esas en las que hay que parar al menos una vez en la vida si solo vas de vez en cuando a la capital y muchas más si tienes la suerte de vivir en ella. Las hay clásicas, de toda la vida, cuya resistencia al paso del tiempo es el mejor argumento de lo bien que hacen las cosas desde hace décadas, pero también hay un número amplio de locales que son relativamente nuevos todavía en la oferta gastronómica madrileña. Incorporados a ella ya en el siglo actual y lideradas por algunos de los mejores reposteros del país, no han hecho más que elevar en varios escalones el nivel del dulce en Madrid, para disfrute de todos los amantes de la repostería de máxima calidad que pisan a menudo la ciudad.
No se trata de una lista esta en la que el orden tenga una relación directa con el nivel del comercio en cuestión, porque no todas se pueden comparar ya que tienen tanto enfoques como recetas muy distintas. Se trata más bien de una especie de to do list que deberías tener a mano en tu smartphone para ir poniendo ticks verdes a aquellas que rindas visita. Pocas veces tendrás asegurado el placer como lo tienes si pones el pie en alguna de ellas.

La Duquesita

Oriol Balaguer le regaló a la ciudad de Madrid la salvación de esta mítica confitería, un local bellísimo y con una fachada intacta de las que enamoran. Aunque si es bonita por estética, todavía lo es más por su oferta, una auténtica oda al placer gracias a la mano y la cabeza de uno de los mejores reposteros de España. No hay dulce que baje del sobresaliente. Fernando VI, 2.

Pomme Sucre

El repostero Julio Blanco, discípulo de Paco Torreblanca y mejor repostero de España hace ya algunos años, es el fundador de esta excelente pastelería que llegó a Madrid desde Asturias. De nuevo, no hay dulce que no merezca una cata al menos una vez en la vida.Barquillo, 49.

Santa Eulalia

En el centro de la ciudad, en Ópera concretamente, guarda Madrid otra joya dulce desde el 2015. Santa Eulalia es la casa del bollo casero por excelencia. Otra parada obligatoria para foodies.Espejo, 12.

Horno San Onofre

Algunas pastelerías y confiterías de Madrid son ya parte de la cultura de la ciudad hasta tal punto que se han expandido por todos sus rincones. Es el caso de Horno de San Onofre, cuya excelencia le ha permitido abrir cinco locales repartidos por todo el centro de la ciudad.C/ San Onofre, 3 | C/ Mayor 73 | C/ Hortaleza, 9 | C/Hernani, 7 | Mercado de San Miguel.

Moulin Chocolat

Si lo tuyo es la repostería de influencia francesa, en Madrid tienes tu paraíso particular en Moulin Chocolat, la pastelería que regenta el repostero Ricardo Vélez frente al Retiro, muy cerquita de la Puerta de Alcalá. Elaboran las palmeras de chocolate más irresistibles a la vista que hayas visto jamás…Alcalá, 77.

Mama Framboise

Alejandro Montes ha sido el repostero que mejor ha sabido tomarle el pulso a la ciudad en los últimos años. Conectó de pleno con los madrileños con su propuesta original, dando prioridad a la calidad y también a la confortabilidad del cliente durante su estancia en su local, y esa simbiosis perfecta le ha permitido expandir su negocio por la ciudad, donde ya hay siete locales bajo la marca Mamma Framboise.

La Mallorquina

Hay lugares que formarán siempre parte del corazón de una ciudad y La Mallorquina lo es del de Madrid. Pasarán los años pero siempre resistirá este clásico de la Puerta del Sol. Dulces clásicos, de toda la vida, te están esperando para alegrar tu paseo por el centro de la ciudad.C/Mayor, 2.

El Riojano

Le ocurre a El Riojano algo parecido a lo que hemos descrito de La Mallorquina. Además, ambas están muy próximas. Más de un siglo de historia dando forma a las recetas dulces tradicionales en un local que no ha perdido un ápice de su encanto. C/ Mayor, 10.

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

tracking