Crema de canónigos. Una deliciosa receta de cocina de invierno

¿Quién dijo que los canónigos eran solo para hacer ensaladas? Atrévete a usarlos como ingrediente principal en una crema de verduras. ¡Están de vicio!

Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Económica
3 comensales
Tipo de receta: Verduras
Light
Vegetarianos

Ingredientes:

  • 150 g de canónigos
  • 150 g de berros
  • 1 puerro
  • 300 g de patatas
  • 500 ml de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 ramita de tomillo
  • 1 cucharadita de pimentón
  • pimienta molida
  • sal.

Elaboración:

  1. Lavar los canónigos y los berros y escurrirlos muy bien. Picarlos con un cuchillo y reservar unos pocos canónigos para la presentación final.
  2. Retirar las hojas verdes del puerro. Pasar por agua la parte blanca del tallo; escurrir y picar en trozos pequeños.
  3. Pelar las patatas y trocearlas.
  4. Calentar el aceite en una cacerola y rehogar el puerro picado y las patatas. Agregar los canónigos, los berros y mezclar todo bien.
  5. Mojar con el caldo las verduras e incorporar el tomillo, pimienta y sal.
  6. Llevar a ebullición y continuar la cocción a fuego medio durante 20 minutos. Retirar el tomillo y triturar.
  7. Pasar por un colador y servir caliente.
  8. Al emplatar repartir por encima los canónigos frescos reservados y espolvorear con el pimentón.

¿Qué debes saber para preparar una crema perfecta?

Generalmente solemos tomar los canónigos en ensalada, sin ningún tipo de cocción. Sin embargo esta verdura funciona muy bien en cremas de verduras que, además, son perfectas para los días de invierno.

En este caso tenemos una crema de verduras muy nutritiva, saludable y ligera. Perfecta para tomar como primer plato en una comida o cena. Incluso, servida en vasitos, es buena alternativa para abrir boca en una comida más elegante.

Hay un truco para que las cremas queden con la textura perfecta, ni muy líquidas ni muy densas y es el siguiente: justo antes de triturar las verduras, una vez estén todas bien cocidas, retira un vaso grande de caldo de la cazuela y, después, tritura. Una vez tengas la crema lista puedes ajustar la consistencia a tu gusto, dejándola tal cual o añadiendo un poco más de caldo para aligerarla.

Para dar cremosidad, también se puede añadir una nuez de mantequilla y un chorrito de nata espesa. Le dará un toque interesante a esta receta.

Otro truco para ahorrar tiempo en hacer las cremas está en usar la olla exprés, un gran recurso para hacer purés y cremas. Reduce ligeramente la cantidad de caldo que se indica en la receta (ten en cuenta que en la olla exprés el caldo no se evapora durante la cocción) y, después de pochar los ingredientes, una vez añadido el caldo, cierra la olla, deja que coja presión y cocina durante 5 minutos, contando a partir del momento en que empieza a salir vapor. Transcurrido ese tiempo, despresuriza la olla y comprueba que la patata (que es la verdura que más cocción necesita) está tierna. Con este truco, tendrás tu crema en mucho menos tiempo.

Al llevar patata esta crema no congela bien, ya que si lo haces, al descongelar perderá la textura. Mejor hacerla y consumirla en el día o los días siguientes.

Sin embargo, sí es buena alternativa para llevar en tupper al trabajo. Puedes complementarla con un filete de carne o pescado a la plancha y tendrás un menú ligero y muy completo. ¿Se puede pedir más?

Continúa leyendo nuestras recetas...