Brócoli rebozado en sésamo

Corta un mango en taquitos y cuécelo 2 minutos con una pizca de azúcar en agua. Sírvelo para acompañar al brócoli.

Ingredientes:

  • 500 g de brócoli
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de mostaza antigua
  • 100 g de sésamo blanco
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra molida
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 5 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Verduras
Light
Vegetarianos

Elaboración:

  1. Lava y corta en tronquitos el brócoli. Cuécelo en abundante agua con sal durante 2 minutos, para que quede al dente.
  2. Bate los huevos y mezcla con la mostaza.
  3. Escurre bien el brócoli y sécalo sobre papel absorbente o un trapo limpio. Pasa el brócoli por huevo y, después, por sésamo y fríelo en la sartén hasta que el sésamo esté tostado.

Beneficios del brócoli

El brócoli o brécol es un vegetal e la familia de las crucíferas. Este alimento tiene abundantes minerales y vitaminas, y se considera muy beneficioso para nuestra salud.

Este tiene su origen en el Mediterráneo y lleva cultivándose desde el Imperio Romano, por lo que está muy presente en la cocina italiana. Estos fueron los que introdujeron el brócoli en Estados Unidos, pero no fue hasta los años 20 cuando se popularizó. Sus propiedades nutricionales y sus ventajas lo convierten en uno de los mejores ingredientes para cualquier receta sana.

El brócoli puede agregarse a múltiples recetas. Los cereales son ideales para mezclar con brócoli, aunque el arroz es la base ideal. La sopa de mijo es también muy recomendable. Por otro lado, las cremas de verduras están deliciosas con esta verdura y puede ayudar a suavizar el sabor. Para las ensaladas, se puede agregar cortándolo en dados pequeños. Es importante recordar que no se debe cocer durante mucho tiempo para evitar que se pierdan sus propiedades.

Tomar brócoli puede aportarnos vitamina C, vitamina A y ácido fólico. La Organización Mundial de la Salud recomienda consumirlo con frecuencia ya que es muy sano (y también barato). Sus valores nutricionales por 100 gramos son muy interesantes. En cuanto a las calorías, su aporte es bajo, ya que solo tiene 38 calorías. Por su parte, las proteínas no son muy abundantes, por lo que se recomiendan otros alimentos para satisfacer nuestras necesidades diarias. Algunas de las propiedades más destacadas son la fibra y los carbohidratos.

Sus principales vitaminas y minerales son el calcio, magnesio, hierro, sodio, zinc, potasio, fósforo y vitaminas C y E.

El brócoli es una fuente de hierro y junto al ácido fólico y la clorofila ayudan a las personas con anemia ferropénica. Además, protege el corazón del colesterol malo y previene las enfermedades cardiovasculares gracias al cromo. Este mineral es un regulador de la glucosa en sangre que favorece la reducción de la hipertensión arterial. Sus cualidades antioxidantes mantienen nuestra piel sana y atractiva a través de la vitamina C que ayuda a producir colágeno (un componente muy beneficioso para la piel).

Esta verdura es excelente para cuidar tus huesos gracias al fósforo, calcio, magnesio y zinc. Además, el beta-caroteno y la vitamina A protegen nuestra salud ocular, por lo que podemos prevenir las cataratas, los daños de las radiaciones UV y la degeneración muscular. Por último, señalar que si tenemos estreñimiento ocasional, el brócoli puede ser un alimento ideal para volver a regular nuestro tránsito.

¿Te animas a probarlo?

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}