Cómo y por qué tostar las almendras y las nueces en el horno

Es una alternativa saludable a saltearlas con aceite en el fuego.

Pexels
Pexels

Las almendras tostadas con aceite y sal son un primor, para qué engañarnos. Pocos snacks tan ricos como este fruto seco cuando es calidad y se saltea con el punto adecuado. Sin embargo, no son la forma más saludable de consumirlas, de ahí que te propongamos una alternativa muy interesante, tostarlas en el horno. Es un truco que vale también para las nueces.

Basta con hacerse con una bandeja apta para el horno donde los frutos secos, ya sean almendras o nueces, puedan distribuirse forma homogénea y darles un golpe de horno hasta que sigan beis por dentro pero marrón oscuro por fuera para que el resultado sea como tocar el cielo con los dedos de la mano. 

El sabor, el aroma y la intensidad de ambos se dispara cuando se hornean almendras y nueces. Además, el tostado también mejora la textura de ambas variedades de frutos secos, y también permite que se mantengan crujientes mucho más tiempo. Eso sí, siempre y cuando se conserven en un recipiente hermético que las aisle lo suficiente para no perder dicha textura. 

Opción saludable

Por otro lado, como decíamos anteriormente, es una forma magnífica de ahorrarse las calorías de más que contienen los frutos secos salteados en el fuego con aceite. 

Y a todo esto hay que sumar una última ventaja, que no cuesta dinero, solo tiempo. En cambio, comprarlas ya tostadas suele dispara más si cabe el precio por kilo de dos alimentos que no son precisamente muy económicos. 

Paso a paso

Para tostar almendras y nueces en el horno dándoles el punto adecuado, estos son los pasos a seguir: precalentar el horno a 175 ° C; poner las  nueces o almendras (también funciona con las avellanas) en una sola capa sobre una bandeja para hornear; y asar de 5 a 10 minutos, y hasta 12 como máximo, revolviendo las nueces de vez en cuando para asegurar una cocción uniforme.  En el caso de las almendras, suele llevar alrededor de 8 minutos más en total. Es importante estar pendiente, en cualquier caso, para que no se quemen.

Los frutos secos estarán listos cuando se vean más oscuras que en su estado natural y huelan a tostado, que no es lo mismo que ha quemado. Las puedes utilizar en ensaladas, como snacks, sobre pastas, para hacer pestos y otros tipos de salsas e incluso, en el caso concreto de las avellanas, para hacer crema de cacao y avellana casera, mucho más saludable que la industrial.

Continúa leyendo