Revista Mía

Pesto: recetas para hacer con esta deliciosa salsa

¿Solo utilizas el pesto para darle vidilla a tus ensaladas o pasta? Si andas escasa de inspiración culinaria y quieres incorporar esta salsa a más platos, te damos ideas de recetas fáciles con pesto que te van a encantar. ¡Y a prueba de principiantes!

Amantes de las salsas, hablad: ¿es o no el pesto una salsa indispensable en la cocina? Quizá solo lo utilices en tus platos de pasta o para aderezar la ensalada o la burrata, pero el pesto da mucho más de sí. Sea verde, rosso o de cualquier otro tipo (existe el pesto de brócoli, el de aguacate...).
La palabra 'pesto' hace referencia a un tipo de preparación con mortero, y en italiano significa 'machacar'. Por tanto, el pesto pueden ser muchas salsas (básicamente, todo lo que haya que machacar previamente) y no solo este aderezo preparado con albahaca, ajo, queso, piñones y aceite. Se cree que Génova fue su lugar de nacimiento, y que surgió como variante de una popular salsa que empleaban los pescadores para conservar los alimentos en perfecto estado. Esta no llevaba albahaca originalmente, sino que se añadió a posteriori y la receta fue extendiéndose por todos los puertos. Y como suele pasar, en cada región la reinventaron a su manera y adaptándose a los ingredientes típicos de la zona.
Sea como sea, el pesto es una salsa que 'pica': siempre te quedas con ganas de añadir un poco más. Aunque también se suela incluir en recetas de carne, los pescados pueden quedar genial si van acompañados de ella. Lo mismo ocurre con pizzas, hamburguesas y otras creaciones gastro más casuales. Estas son algunas recetas top que podrás preparar con pesto.

Tosta de huevos revueltos, espinacas y pesto

¿Quieres preparar un brunch original o una comida sin quebraderos de cabeza? Elige tu pan favorito, tuéstalo al gusto y coloca sobre la rebanada rodajas de aguacate, huevos revueltos con un poco de sal y pimienta, espinacas salteadas, pesto y un poco de chili.

Pollo al pesto

Una pechuga de pollo (o pavo) puede resultar muy fit, pero también algo insípida. Aporta un toque de gracia y jugosidad con pesto casero, y evita siempre cocinar el pollo con piel o cualquier grasa. El resultado será este: cremosidad asegurada (y las ganas de repetir, también).

Noodles de arroz con cherrys y pesto

La pasta con pesto está ya muy vista, y aunque sea deliciosa, siempre está bien variar un poco. Utiliza el pesto esta receta de noodles de arroz con kale y tomatitos cherry, acompañados por rodajitas de aguacate y col china. ¿Quién quiere probarlo?

Salmón con pesto rojo y parmesano

El pesto es una salsa que también quedará con pescados, y el salmón no es una excepción. Prueba a preparar unos filetes de salmón al horno añadiendo al pesto un poco de queso crema, para crear una base bien jugosa que además evitará que el pescado se seque. Añade perejil fresco y virutas de parmesano. ¡Listo para triunfar!

Focaccia con pesto de pistacho

Si te pierden los platos que puedes comer con la mano, la focaccia seguro que se convertirá en tu crush. Esta está rellena de pesto de pistacho y queso stracchino, elaborado con leche de vaca y típico de regiones como Lombardía o Piamonte.

Hummus al pesto

Que nos gusta un buen 'salseo'. El hummus es un infalible en todos los picoteos, y darle un giro a la receta original nunca está de más. Esta lleva pesto para darle un puntito de sabor extra. Y si añades piñones enteros al resultado final, conseguirás una textura irresistible.

tracking