Bollos fritos al vapor (Sheng Jian Bao)

Muy popular en Pekín, donde suele elaborarse y servirse en puestos callejeros, se trata de un auténtico bollo bao que se infla cuando entra en contacto con el calor del aceite de la sartén. En esta ocasión lo rellenamos con tofu y setas.

Ingredientes:

  • 300 g de harina
  • 40 g de azúcar glas
  • 1 cucharadita de levadura seca de acción rápida

Ingredientes para el relleno:

  • 15 g de champiñones shiitake secos, remojados y picados
  • 50 g de fideos de arroz, remojados en agua hirviendo y picados finamente
  • 50 g de tofu ahumado, picado finamente
  • 2 cebolletas, picadas finamente
  • ½ cucharada de harina de maíz
  • Un trozo de jengibre muy pequeño, finamente rallado
  • 3 cucharadas de aceite de girasol
  • 40 g de maíz dulce enlatado
  • 60 g de repollo chino, lavado y finamente picado
  • ½ cucharada de aceite de sésamo

Ingredientes para el condimento:

  • 1 cucharada de salsa de soja
  • ¼ cucharadita de pimienta negra molida
  • ¼ cucharadita de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de caldo de verduras en polvo
Tiempo de preparación: 90 minutos
Tiempo de cocción: 60 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Cereales
Vegetarianos

Elaboración:

En un tazón o cuenco grande combinamos la harina con la levadura seca, el azúcar, ¼ cucharadita de sal y 180 ml de agua tibia. Ahora debemos amasar muy bien hasta que la mezcla esté elástica. Engrasamos un recipiente ligeramente, ponemos la masa en su interior, cubrimos con paño húmedo de cocina (limpio), y dejamos leudar en un lugar cálido hasta que haya duplicado su tamaño.

Mientras la masa se leuda, en un tazón pequeño, mezclamos la salsa de soja, la pimienta negra molida, el azúcar moreno y el caldo de verduras. Por otro lado, en otro tazón pequeño, mezclamos la harina de maíz con 2 cucharadas de agua fría. Reservamos.

Ponemos un wok al fuego y, calentando a fuego medio, añadimos 1 cucharada de aceite de girasol. Cuando esté caliente, freímos el jengibre durante 40 segundos.

Añadimos las setas y la mezcla de condimentos. Salteamos durante 1 minuto. Ahora vertemos la pasta de harina de maíz y salteamos hasta que la salsa espese.

Agregamos el repollo chino y lo freímos brevemente. Una vez listo, retiramos el wok del fuego y añadimos el tofu, las cebolletas, el maíz dulce, los fideos y el aceite de sésamo. Lo combinamos todo junto, y doblamos con suavidad para conseguir que el relleno se mezcle y combine de la manera más uniformemente posible. Reservamos y dejamos enfriar.

Retiramos la masa del tazón y hacemos 20 bolitas del tamaño de una pelota de tenis. Las ponemos en una fuente para horno y las volvemos a tapar con el paño de cocina. Nuevamente, dejamos reposar, durante 20 minutos, en un lugar cálido.

Pasado el tiempo, aplanamos las bolas de masa con la ayuda de las manos. Con la ayuda de la punta de un rodillo lo pasamos alrededor del borde de cada bola de masa para aplanarlo, y luego trabajamos suavemente alrededor de los bordes con las yemas de los dedos, para crear una lámina de masa redonda con un bulto más grueso ubicado justo en el medio (sí, sobre esta área colocaremos el relleno). Volvemos a cubrir nuevamente con el paño húmedo de cocina, de esta manera evitarás que se sequen.

Tomando una lámina de hoja en la palma de la mano, ponemos 2 cucharaditas del relleno justo en el medio. Ahuecar la palma de la mano para conseguir que el relleno permanezca en el medio. Seguidamente, juntamos con suavidad los bordes hacia el medio, y giramos para sellar. Luego, continuamos hasta acabar con todos los bollos.

Añadimos 1 cucharada de aceite de girasol a una sartén y, cuando esté caliente, colocamos los bollos que podamos en la sartén. Es importante dejar algo de distancia entre ellos, ya que tenderán a crecer durante el proceso de cocción. Bastará con freírlas entre 1 a 2 minutos, rociando con un poco de agua. Seguidamente, vertemos 100 ml de agua en la sartén, y cubrimos con una tapa.

Cocinamos durante 3 minutos más, hasta que toda el agua se haya evaporado, y los bollos hayan duplicado su tamaño. Es importante que el fondo se encuentre crujiente y dorado, y adquieran una tonalidad blanquecina.

Simplemente debes repetir el proceso añadiendo una nueva cucharada de aceite de girasol y agua, hasta acabar con los bollos.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas.

Continúa leyendo nuestras recetas...