Crema de queso casera

Para tostadas, para sándwiches, bagels… y ¡hasta para comértela a cucharadas!

Ingredientes:

Pexels
Pexels
  • 945 ml de leche entera
  • 60 ml de crema espesa
  • 11 gramos de sal marina fina
  • 45 ml de vinagre blanco
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 5 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Queso

Elaboración:

  1. Prepara antes de empezar los utensilios necesarios para escurrir el queso cuando esté listo. Para ello, cubre un colador de malla fina u otro colador de agujeros pequeños con una capa o dos de gasa y colócalo sobre un bol grande con suficiente espacio para que el fondo del colador no toque el tazón una vez que tenga 4 tazas de líquido. o el queso no se escurrirá.
  2. En una cacerola de tamaño mediano o grande, calienta la leche, la crema espesa y la sal a fuego medio alto hasta que hierva, y en cuanto aparezca una especie de espuma, retira la mezcla del fuego. 
  3. Agrega el vinagre y espere 4 minutos después de mezclarlo ya en frío, fuera del fuego.
  4. Luego, vierte la mezcla a través de la gasa. Escurrir durante 10 a 20 minutos; todavía se verá bastante húmedo, pero apenas goteará del colador. La cantidad de tiempo que se tarda en drenar tiene que ver con el tamaño de los agujeros de la gasa, por lo que se puede tardar un poquito más o un poquito menos en función del tipo que uses. Si drena demasiado, se puede volver a agregar un poco de suero si no tiene la consistencia adecuada.
  5. Transfiere el contenido de la gasa a un procesador de alimentos o licuadora y mezcle hasta que esté muy suave, unos minutos, raspando según sea necesario. No lo hagas rápido, sino con delicadeza, para que monte todo bien y no queden grumos.
  6. Aguanta alrededor de una semana en la nevera.

Cuando el queso está tibio debería parecerse a la textura del queso crema sobre pan recién tostado. Si está más rígido, conviene agregar una cucharada del suero. Ten en cuanto que al enfriarse, se endurece. El suero sobrante se puede guardar y reutilizar en otras recetas.  

Además, puedes añadir hierbas picadas como cebollino a tu crema de queso casera. Y otras ideas muy interesantes son añadir salmón ahumado picado y eneldo; o mermelada de fresa o algún otro fruto rojo.

Continúa leyendo nuestras recetas...