Aprende a preparar una deliciosa quiche dulce de manzanas

Este pastel con una base crujiente y un esponjoso relleno de manzanas está delicioso. ¡Se convertirá en tu nueva quiche favorita!

Las manzanas son una de las frutas más agradecidas en la cocina. No sólo son nutritivas y ricas por sí solas, si no que sirven para preparar una amplia cantidad de recetas dulces y postres deliciosos. Funcionan como un ingrediente que aporta dulzor y suavidad a cualquier elaboración, además de una textura gelatinosa y cremosa de lo más apetecible. Compota de manzanas, tarta de manzanas, pudding de manzana… o como te proponemos ahora, también puedes servirlas en una espectacular quiche dulce.

Esta quiche de manzanas es bastante similar a una tradicional tarta de manzanas, con la diferencia de que incluye una base crujiente elaborada con una  masa de harina, mantequilla y huevo. Se prepara en menos de 30 minutos y el resultado es un postre esponjoso y lleno de sabor con el que triunfarás en cualquier ocasión que se te presente. ¿Interesada en aprender a prepararlo? Toma nota

Ingredientes que necesitas:

  • 4 huevos
  • 4 manzanas amarillas
  • 1 limón
  • 200 gramos de harina
  • 200 ml de nata líquida para cocinar
  • 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gramos de azúcar glas
  • 16 gramos de azúcar vainillado

Paso a paso

Para empezar precalienta el horno a 210ºC. Después añade a un bol grande la harina, el azúcar vainillado y la mantequilla ligeramente desmenuzada. Trabaja la masa con los dedos hasta que los ingredientes se integren y consigas una masa homogénea. Añade un huevo en el centro del recipiente y vuelve a mezclar todo. Después, deja la masa reposar unos 30 minutos.

Mientras tanto lava las manzanas y pártelas por la mitaz. Quítales el corazón y cortálas en forma de media luna, en láminas finas. Engrasa con un poco de mantequilla un molde redondo desmontable para el horno.

Estira la masa del principio con un rodillo y colócala en el molde engrasado, presionando bien los bordes y cortando el sobrante. Coloca después las rodajas de manzana en el molde.

Por otro lado, en un bol bate bien los huevos restantes, la ralladura de limón, la nata líquida y el azúcar glass, y vierte la mezcla en el molde, cubriendo con ella todas las láminas de manzana. Mete la quiche al horno, y hornéala durante unos 20 minutos, hasta que veas que se doran los bordes de la tarta. Sácala, déjala reposar… ¡y a disfrutar de ella! Puedes servirla decorada de una ramita de lavanda o espolvoreando más azúcar glass por encima de ella.

Continúa leyendo