Tarta de miel y nueces, el postre para amantes del dulce

Este pastel esponjoso, de sabor suave y muy dulce, te conquistará. Te contamos cómo aprender a prepararlo en menos de una hora.

tarta de miel
iStock

¿Eres golosa? ¿Te gustan los postres y todo lo que tenga que ver con la repostería? ¿Te pierde el dulce? Si has respondido que sí a estas preguntas, es más que probable que la miel sea uno de tus alimentos favoritos.

Ahora te proponemos sacarle el máximo partido a este pequeño manjar con una receta que te sorprenderá -y te enamorará- a partes iguales: una deliciosa tarta de miel y nueces para chuparse los dedos. Esta receta es común es países como Polonia o Ucrania, aunque cada vez es más popular fuera de sus fronteras. Elaborada a capas y con muy pocos ingredientes, el sabor de este pastel, dulce y suave, conquistará a todos los paladares, incluso a los más exquisitos. ¡Así se prepara!

Ingredientes:

Para la masa:

  • 150 gramos de miel
  • 150 gramos de azúcar
  • 150 gramos de mantequilla
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita de levadura
  • 300 gramos de harina

Para la crema:

  • 600 ml de crema agria fría
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 100 gramos de nueces peladas

Paso a paso:

Hierve un poco de agua en una olla al fuego. Coloca un bol resistente encima de la olla, sin que el agua toque el fondo del recipiente y añade a él el azúcar, la miel y la mantequilla, para que se derritan bien. Una vez que todo esté fundido, añade los huevos y la levadura y bate todos los ingredientes con un batidora o varillas, durante al menos 5 minutos.

Retira el bol del fuego y añade la harina tamizada a la mezcla. Vuelve a batir los ingredientes hasta que consigas una masa y déjala reposar masa durante una hora en la nevera. 

Cuando la masa ya esté fría y más sólida, estírala y cólocala en círculos sobre papel de hornear. Prepara, en total, seis círculos de masa finos. Hornea cada capa durante unos 5-10 minutos con calor por arriba y por abajo y después, déjalas enfriar.

Mientras tanto, monta la crema agria con unas varillas eléctricas y añade también el azúcar hasta que se derrita. Monta la tarta, colocando una capa de masa y después una de crema, hasta formar un pastel de seis pisos cubierto en su totalidad con crema. Cuando esté listo, déjalo enfriar durante al menos 8 horas en la nevera. Cuando vayas a servirla, espolvorea por toda su superficie y los laterales las nueces bien troceadas. ¡Y a disfrutar de ella!

Continúa leyendo