Lentejas rojas al estilo 'dhal'

Añade 1/2 yogur natural cuando las retires del fuego y remueve. Les dará un toque más cremoso y suave.

Ingredientes:

  • 120 g de lentejas rojas
  • 2 cebolletas tiernas
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de tomate concentrado
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de clavo de olor molido
  • 2 cucharadas mantequilla clarificada
  • 1 cucharada de cilantro fresco picado
  • una pizca de pimentón dulce
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 500 ml de caldo de verduras
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Legumbres
Vegetarianos
Sin gluten

Elaboración:

  1. Lava las lentejas en agua fría y ve cambiando el agua hasta que salga limpia.
  2. Pica las cebolletas y el ajo. Póchalos en la mantequilla clarificada a fuego suave, hasta que tomen color. Añade el jengibre rallado y las especias de golpe. Dora un poco las especias durante 30 segundos y pon el tomate concentrado para frenar la cocción y evitar que se te quemen.
  3. Vuelca las lentejas escurridas y saltéalas durante 1 minuto. Cubre con el caldo y cocina durante 25 minutos a fuego lento. Agrega caldo o agua, si se van quedando secas.

¿Por qué comer jengibre?

El jengibre es un alimento milenario con increíbles cualidades. Esta planta es una de las más codiciadas del mundo y destaca por su sabor picante. Esta pertenece a la familia de las zingiberáceas, unas flores de color púrpura con el fruto capsular y con un tallo subterráneo. Su tallo con forma de rizoma es el jengibre que se utiliza en la cocina.

Tiene su origen en el sureste asiático, donde era empleado en la medicina tradicional. Posteriormente, comenzó a ser utilizado en la gastronomía china. El principal productor de esta planta es Jamaica. Otros países que cultivan esta planta son: China, la India y Nepal.

En la cocina, el jengibre tiene un lugar destacado debido a su aroma e intenso sabor. Se suele utilizar molido como especia en salsas, acompañamientos o incluso infusiones como el

Al jengibre se le han atribuido propiedades antiinflamatorias, como relajante muscular y se suele utilizar para los problemas digestivos. Además, es un vasodilatador, por lo que mejora la circulación sanguínea e incluso actúa como afrodisiaco natural.  Por otro lado, no contiene mucha grasa ni carbohidratos, por lo que su aporte calórico es mínimo.

En cuanto a sus vitaminas, destaca la presencia de vitaminas B6 y vitamina C. Otras sustancias interesantes son el calcio, fósforo, magnesio, potasio y las sustancias fenólicas (shoagoles, gingeroles y gingeronas)

En cuanto a sus beneficios para el organismo, el jengibre reduce los síntomas relacionados con el mareo, especialmente en el embarazo. No obstante, recuerda tomarlo por cortos periodos de tiempo. Asimismo, para el aliento, resulta muy útil también. En Asia, se solía utilizar un trozo de jengibre para refrescar la boca después de las comidas.

Por último, señalar las propiedades para la digestión. El jengibre es útil para eliminar bacterias dentro del intestino que son perjudiciales para la salud. Además, puede mejorar la composición de la flora bacteriana y evitar putrefacciones que derivan en hinchazón abdominal. Un truco es acompañarlo de probióticos.

En resumen, el jengibre es una planta excelente para la cocina y para cualquier dieta. Su delicioso sabor dará mucha potencia a tus recetas y contribuirá a ayudar a tu organismo gracias a sus excelentes propiedades medicinales.

Continúa leyendo nuestras recetas...