Desidia laboral: ¿tengo que cambiar de trabajo?

Cinco síntomas que indican que ha llegado el momento de embarcarte en nuevos retos profesionales.

Dejar un trabajo es una de las decisiones más difíciles a las que nos podríamos enfrentar durante nuestra vida profesional. Cierto es que en los tiempos que corren parece demasiado osado renunciar a las primeras de cambio y encontrar otro mejor o que nos satisfaga más. Pero hay momentos en los que se presentan circunstancias o síntomas que nos hacen ver más claro que ha llegado el momento de dejarlo y enrolarnos en otros proyectos más ilusionantes. Te damos cinco de ellos. Y, quién sabe, quizás el nuevo año venga acompañado de nuevos retos laborales para ti.

trabajo
Gtres

Bajo salario

Quizás sea el más obvio. Realmente, trabajamos para sobrevivir y llevar una vida digna, y al final lo que más pesa es poder llegar a final de mes holgadamente para poder pagar las facturas y demás. Recibir un sueldo acorde a nuestra labor y que nos garantice estabilidad personal, sin estar con la incertidumbre de si prescindirán de nosotros en cualquier momento, es tan importante como que si no lo tienes, debes pensar en cambiar de trabajo.

El vacío

Dentro de un entorno laboral es especialmente importante la relación e interacción con los compañeros. Cuando te hacen el vacío o te apartan de los temas de conversación entramos en una espiral muy negativa y que nos hace sentirnos mal. Tanto que a veces entra a afectarnos a nuestra vida personal.

Infravalorada

El palo y la zanahoria de toda la vida. Cuando damos todo lo que tenemos y nos esforzamos en hacer nuestro trabajo lo mejor que sabemos, pero los jefes no lo valoran, nos quemamos. Sin embargo, al más mínimo error vendrán a llamarnos nuestra atención. El sentirse poco valorado es uno indicador claro de que necesitas nuevos proyectos.

Desconfianza de la empresa

No todas las personas están identificadas y se sienten parte de la estrategia o filosofía de la empresa. Eso no es un problema, pero sí lo puede llegar a ser darse cuenta de que la misma está “jugando sucio” y pone en marcha procedimientos ilegales o poco éticos, que llegan a enfrentarse moralmente a los tuyos.

Mentalmente estás fuera

A lo mejor no te has dado cuenta todavía, pero indirectamente ya te has ido del trabajo. Un estudio llamado Journal of Applied Psychology, asegura que el abandono mental es el que precede al físico y es el previo a la salida definitiva de la empresa.

Etiquetas: Trabajo

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS