Cómo hacer bolsas aromáticas para tu armario

Hacer ambientadores caseros es mucho más fácil de lo que imaginas. Te damos diferentes opciones para que tu armario huela bien.

También te puede interesar:

Hacer ambientadores caseros para tu armario es mucho más fácil de lo que imaginas. Te damos diferentes opciones para que tu ropa huela bien sin invertir ni un euro en productos para tal fin.

Las bolsas aromáticas te servirán tanto para la ropa que tienes guardada en cajas (de otra temporada) como para la ropa que tienes colgada y guardada en tu armario.

Necesitarás bolsitas pequeñas de tela, puedes utilizar las de las joyas o similares. Después tienes que decidir con qué vas a perfumar tu armario. Tienes varias opciones:

 

- Pastillas de jabón. Las pastillas de jabón le darán un olor muy especial a tu armario y a tu ropa. En este caso solo tienes que rallar la pastilla de jabón con un rallador grueso y echar los trozos en las bolsitas.

- Pieles de cítricos. La piel del limón y la naranja, además de un delicioso olor, tienen aceites esenciales que repelen las polillas. Solo tienes que dejar secar estas pieles (encima de una estufa o un radiador) y una vez secas, trocearlas y guardarlas en tus saquitos.

- Hierbas aromáticas secas. Escoge tu aromática favorita (la lavanda te encantará) para secarla y guardarla en las bolsitas para tu armario. Puedes fabricar tu propia mezcla para conseguir el olor que prefieras.

- Cera de vela. Enciende la vela que quieras utilizar y deja que la cera caiga. Una vez seca, ráspala y métela en tus bolsitas.

 

Ya solo te queda cerrar la bolsa o coserla (dependiendo del tipo de bolsa que hayas escogido) y guardarla en el armario junto a tu ropa.

Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

Continúa leyendo