Trucos caseros para quitar las manchas de café

¿Ha caído en la ropa o en el mueble de madera una mancha de café? Aquí te damos unos sencillos trucos caseros para quitar esas manchas rebeldes.

¿Ha caído en la ropa o en el mueble de madera una mancha de café? Aquí te damos unos sencillos trucos caseros para quitar esas manchas rebeldes.

 

Del algodón y del lino

 

- Si la mancha es muy reciente, lo más efectivo es espolvorearla inmediatamente con sal para que ésta absorba el café. Pasados unos minutos, se cepilla y se lava con jabón para prendas delicadas.

 

- Si la mancha tiene ya algún tiempo y el algodón o el lino son blancos, se puede frotar con agua oxigenada o con un poco de lejía.

 

- Si el tejido es de color conviene ablandar la mancha con glicerina y lavar con agua tibia.

 

De las alfombras y moquetas

 

Lo primero que se debe hacer es frotar la mancha con agua fría para quitar los restos más gordos y absorber el café.

A continuación, se vuelve a frotar con una esponja seca y se pasa un cepillo de cerdas suaves empapado en una mezcla a partes iguales de alcohol de 90º y vinagre blanco (o vino blanco). Se extiende siguiendo la dirección del pelo, y de vez en cuando a la contra para que el producto cale en el interior de la mancha, pero sin estropear la alfombra o moqueta. Al final, se seca muy bien con un trapo limpio y seco.

 

De la lana y la seda

 

La mejor solución para quitar las manchas de café sin dañar los tejidos delicados y de color, es extender sobre la mancha una yema de huevo batida y diluida en agua templada. Se frota con la ayuda de un cepillo o de un trapo que no suelte pelo y se aclara muy bien al final.

De los tejidos sintéticos

 

Las manchas de café en estos tejidos se quitan muy bien frotando con un cubito de hielo o, mejor, con hielo picado. Una vez eliminada, se aclara, aplicando con un cepillo un poco de agua (puede sustituirse por limón o vinagre blanco), con unas gotas de alcohol de 90º. Luego se lava de forma habitual.

 

De la madera barnizada

 

Se cuece un puñado de salvado en un cazo de agua, se cuela y se deja templar. Con este agua se frota la mancha de café y desaparecerá.

Este agua de salvado puede guardarse porque va muy bien para recuperar el brillo de las maderas y corchos barnizados.

 

De la madera encerada

 

Se pasa un algodón empapado en agua oxigenada de 10 o 15 volúmenes, si es madera oscura, o en lejía si la madera es blanca o muy clara. Se aclara inmediatamente y se seca bien.

Si el café resiste a esto, habrá que comprar en la droguería un abrasivo suave y lijar la superficie con él.

 

De la madera natural

 

Hay que blanquear la mancha frotando con un limón cortado por la mitad hasta que desparezca.

Si se resiste, se puede poner un poco de zumo directamente sobre ella y se deja actuar unos minutos. Aclarar bien, luego, con agua y secar.

Del mármol blanco

 

Cuando el mármol es blanco o de un color claro, se utiliza peróxido de hidrógeno con unas gotas de amoníaco, que se deja reposar una o dos horas sobre la mancha y se aclara.

 

Del mármol de color

 

- Si la mancha es reciente se limpia con agua y jabón de cocina (cualquier lavavajillas vale), secándolo lo mejor posible.

 

- Si la mancha tiene tiempo y no sale fácilmente de ningún tipo de mármol, se puede intentar limpiar con limón o vinagre pero con muchísimo cuidado porque son productos corrosivos. No debe dejarse el limón más de uno o dos minutos sobre la mancha. Es mejor que esté poco tiempo y repetir varias veces. Si pierde brillo, habrá que encerarlo.

 

De la porcelana

 

Los cercos que deja el café en el interior de las tazas de loza y porcelana se limpian con un trapo húmedo y un poco de bicarbonato sódico. Luego se lava en agua jabonosa templada (si se utiliza agua caliente la porcelana podría agrietarse).

Continúa leyendo

#}