Revista Mía

5 ensaladas de pasta que probar este verano

Un recurso fácil y apetecible para sobrevivir a los meses de calor en la oficina, en una jornada de playa o en casa.

La pasta no tiene rival en la cocina. Hay tantos tipos diferentes que cambian el sabor y tantas formas de prepararla que resulta imposible no rendirse ante este ingrediente típico de la cocina italiana. Nos gusta caliente, con salsas, salteada, en lasaña, fría... pero es que además nos encanta porque es un recurso imbatible cuando se necesita preparar algo fácil y rápido para comer.
En verano como más nos resuelve la papeleta es en ensalada, sobre todo teniendo en cuenta que admite de buen agrado cualquier ingrediente. ¡Nada encaja mal con unos macarrones o unos fussilis! Pero si lo que quieres es una combinación nutritiva aceptable que además esté deliciosa y vaya más allá de las clásicas mezclas de pollo, tomate y queso o atún, aceitunas y maíz, toma buena nota de estas recetas que te salvarán un menú que llevarte a la oficina, a la piscina o para degustar en casa.

Con pesto ligero

Una manera de darle una vuelta a la clásica ensalada caprese italiana es añadir pasta como base y acompañarla de una salsa de pesto ligera pero llena de sabor. Se prepara con 80 g de queso fresco batido, 30 g de albahaca fresca, 15 g de agua de cocción de la pasta, 10 g de parmesano rallado, 1 diente de ajo, AOVE y sal.
Una vez listo el aliño, solo tendrás que añadirla al conjunto de pasta, tomates cherry, bolitas de mozzarela, aceitunas negras y albahaca fresca. ¡Deliciosa!

Si eres de esas personas a las que la comida le entra por los ojos deberías plantearte preparar en casa una ensalada como esta en la que la disposición de los diferentes elementos es gran parte de su secreto. Pasta, brotes verdes, zanahoria, nueces, maíz, tomates cherry, queso fresco, pimienta negra, AOVE y sal son los ingredientes, los cuales solo necesitarás colocar ordenadamente formando un círculo de modo que sea toda una armonía de color. Quedará tan bonita que te dará pena comértela.

Un clásico del verano que nunca falla es la ensalada griega, la cual se puede adaptar perfectamente a la pasta utilizándola como base para dar lugar a un menú aún más completo. Necesitas 100 g de queso feta, 1 pepino pequeño, 200 g de tomate, ½ cebolla, 1 pimiento verde, 100 g de aceitunas negras, orégano, sal, pimienta y AOVE.

Kale, pasta fusilli, queso fresco, berenjena, tomate seco, pesto y queso parmesano son los ingredientes de esta ensalada sencillísima de preparar y altamente nutritiva. Una combinación que quizá no sea la primera que te viene a la cabeza pero que, una vez la pruebas, es imposible renunciar a ella.

Por último, una ensalada de pasta algo más consistente cuyos matices de sabores y crujientes te encantarán porque te hace salir de la clásica combinación de atún y maíz. Perfecta para preparar si tienes invitados en casa este verano, lleva canónigos, calabacín, panceta, tomates cherries, nueces y mozzarella, para lo que solo necesitas un aliño de aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal.

tracking