Revista Mía

Cómo hacer un tradicional filete Diane (filete a la Diana)

¿Has probado alguna vez el bistec Diane clásico? Es muy conocido por la forma en que se sirve. Descubre cómo lo puedes hacer en casa para sorprender a tus invitados.

Aunque es cierto que su nombre puede llamar la atención, el conocido popularmente como filete Diane, filete a la Diana o simplemente Bistec Diane es un plato de bistec frito que se cocina y acompaña con una salsa, elaborada a base de jugos de cocción condimentados, en ocasiones flambeado con brandy.
Se cree que fue inventado en Nueva York o Londres en la década de los años 30 del siglo pasado, y ganó tanta popularidad que desde los años 40, hasta la década de 1960, llegó a ser considerado como un clásico de la “cocina continental”.
Los historiadores creen que su creador pudo inspirarse en el filete de venado Diane, sobre el que existía constancia ya en 1914, aunque posee algunas diferencias, ya que, aunque es salteado y flambeado, está espolvoreado y adornado con fruta.
En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, a mediados del siglo XX estaba de moda servir platos flambeados en la mesa. Por este motivo, es común que, en la década de 1940, el filete Diane fuera un plato habitual en los menús de muchos restaurantes populares de la ciudad.
Sobre su creador original, hay quien afirma que fue el mayordomo del Hotel Drake en la ciudad de Nueva York, Beniamino Schiavon (“Nino of the Drake”), quien lo creó acompañado de Luigi Quaglino en el Restaurante Plage, en Ostende, Bélgica.
Sea como fuere, lo más curioso es que la primera certificación, sin embargo, no la encontramos en Nueva York, sino en Australia.
Eso sí, es necesario tener en cuenta un detalle importante: aunque es similar al bistec de ternera a la pimienta, en realidad se elabora con otros ingredientes, como por ejemplo es el caso del brandy, la crema fresca, la salsa Worcestershire y la mostaza Dijon.

Receta de filete Diane (filete a la Diana)

Foto: Istock

Receta de filete DianeFoto: Istock

Ingredientes:
  • 2 filetes de ternera (de 200 g cada uno, cortados desde el centro del filete)
  • 30 g de mantequilla
  • 1 chalote grande, pelados y picados finamente
  • 200 ml de caldo de carne
  • 3 cucharadas de crème fraîche
  • 1 ramita de tomillo
  • 1 cucharadita de pimienta negra molida
  • 4 cucharadas de brandy
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita de salsa Worcestershire
  • 1 cucharadita de estragón picado
  • Guisantes (guarnición)
  • Puré de papas (guarnición)
Elaboración:
Comenzamos sazonando los filetes de ternera con abundante sal. Luego, procedemos a presionarlos con la palma de la mano para que tengan el mismo grosor.
En una sartén de base gruesa, a fuego medio-alto, calentamos la mantequilla hasta que empiece a formar espuma. Luego, añadimos la ramita de tomillo. Agregamos los bistecs y, con la ayuda de unas pinzas de cocina, los volteamos cada minuto, en el transcurso de 7 minutos (muy poco cocido), 8 minutos (poco hecho) o 10 minutos (cocido medio). Lo que ayudará a que se forme una corteza uniforme en ambos lados. Una vez hecho esto, los retiramos a un plato, reservándolos.
Espolvoreamos ahora la pimienta negra molida sobre la mantequilla. Añadimos los chalotes y cocinamos durante un minuto, hasta que comiencen a ablandarse. Subimos el fuego a fuego alto y, con cuidado, vertemos el brandy. Flambeamos las chalotas hasta que las llamas se hayan apagado.
Luego, reducimos el fuego a fuego medio y añadimos la salsa Worcestershire y la mostaza. Dejamos burbujear durante un minuto, y seguidamente vertemos el caldo de carne. Seguimos cocinando hasta llevar a ebullición, cocinando durante 2 minutos más hasta que el caldo se haya reducido a la mitad. Añadimos ahora la crème fraîche y seguimos cocinando a fuego lento hasta que esté cremoso. Probamos y añadimos más sal si es necesario.
Retiramos la ramita de tomillo y añadimos los bistecs de ternera y sus jugos, rociando la salsa sobre los bistecs. Espolvoreamos con el estragón. Para terminar, llevamos los bistecs a la mesa en la propia sartén y los servimos rociados con mucha más salsa.
Si lo deseas, puedes acompañar con guisantes y puré de papas cremoso.
tracking