¿Cuándo me deben preocupar los problemas de memoria?

3 minutos

Todo lo que debes saber sobre la pérdida de memoria.

¿Cuándo me deben preocupar los problemas de memoria?

Entre los 18 y los 59 años, hasta un 9 % de la población presenta quejas cognitivas, en general, en forma de falta de memoria. Pero realmente se suelen identificar a partir de los 40 años y se hacen aún más evidentes a partir de los 65, afectando entre un 10 y un 15 % de la población.

Las funciones cognitivas

Las funciones cognitivas son procesos mentales que permiten relacionarse con el mundo. Las más relevantes son: atención, memoria, lenguaje y razonamiento.

La neuroplasticidad es la capacidad del sistema nervioso de adaptarse ante la adversidad y las enfermedades. Puede, para ello, cambiar su estructura y su funcionamiento a lo largo de la vida. La neuroplasticidad permite a las neuronas regenerarse tanto anatómica como funcionalmente y formar nuevas conexiones sinápticas.

La reserva cognitiva es la capacidad del cerebro para gestionar mejor los efectos de la patología asociada a la demencia. Esta habilidad se cree que está desarrollada como resultado, o bien de una capacidad innata, o bien de los efectos de las experiencias vividas, tales como la educación, la actividad intelectual o la ocupación laboral.

Los factores que aumentan la neuroplasticidad y la reserva cognitiva son: el ejercicio físico, la educación, la interacción social y la actividad intelectual. Por el contrario, entre los que la empeoran, se encuentran: la falta de salud, higiene y nutrición, abuso de substancias, depresión y ansiedad.

Factores de riesgo de la alteración cognitiva

Los factores de riesgo de la alteración cognitiva se relacionan con la salud, la nutrición, la conducta y los hábitos sociales. La hipertensión arterial, la diabetes y la dislipemia se asocian con un mayor deterioro cognitivo. Por el contrario la dieta mediterránea, mantener la interacción social y un buen estado emocional, lo previenen


La menopausia se ha asociado a un mayor riesgo de demencia. Existen evidencias de que las hormonas ováricas esteroideas tienen efectos sobre la memoria, la atención y las funciones ejecutivas, ya que las regiones cerebrales que median estos procesos son moduladas por los estrógenos.

Cómo prevenir o frenar la pérdida de memoria

Si se detectan cambios en la atención o concentración, en la velocidad de procesamiento o en la memoria, debe acudirse a un neurólogo, quien si lo considera conveniente solicitará una exploración cognitiva. En ocasiones, será necesario completar el estudio con pruebas de imagen cerebral, como una resonancia magnética o una tomografía de emisión de positrones (PET).

Como consejos de prevención podemos destacar:

• Caminar durante 30 minutos dos veces a la semana.
• Hacer estiramientos todos los días.
• Leer un libro al mes.
• Lea noticias o busque información.
• Consumir alimentos ricos en antioxidantes como las naranjas o las zanahorias.
• Dormir un mínimo de 8 horas al día.
• Interacción social.
• Ver o escuchar programas divertidos.

Por el contrario no debemos:

• Permanecer quietos durante las pausas publicitarias de la televisión.
• Tomar dulce y sal en exceso.
• Tomar café después de cenar.
• Consumir más de dos vasos de vino por la noche.
• Estar recluidos o aislados en exceso.
• Pensar en las cosas que no puedes hacer.

Un cerebro sano es sinónimo de un envejecimiento saludable, dado que la vida saludable está vinculada al mantenimiento de la capacidad física, emocional y cognitiva.

Por: Dra. Àngels Bayés Rusiñol, directora de la unidad de párkinson y trastornos del movimiento en el Centro Médico Teknon – Grupo Quirónsalud y miembro de Top Doctors.

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS