Revista Mía

Cómo decorar una pared con ladrillo visto

Tal vez ya la tengas sin saberlo y sólo haya que sacarla a la superficie. Pero, si no es así, hay recursos para conseguir una pared de ladrillo visto.

Etiquetas:

Tal vez ya la tengas sin saberlo y sólo haya que sacarla a la superficie. Pero, si no es así, hay recursos para conseguir una pared de ladrillo visto. Lee atentamente y lleva a cabo tu proyecto.
Un elemento que tiene amplio recorrido en decoración es el ladrillo cerámico visto, de alta calidad estética. En el mercado existen diversas posibilidades según su forma, tamaño y tipo de fabricación.

Deja a la vista los ladrillos de tu pared

Para salir de dudas sobre la composición de un tabique, se perfora el revestimiento con un taladro y un cincel plano y se quita un trozo mayor, de manera que se vea el ladrillo. Si el resultado es favorable, los ladrillos se pueden sacar a la luz y, si estéticamente son aptos, se quita el revestimiento con un cincel o un cortafríos, intentando no dañar los ladrillos, y un cepillo de cerdas metálicas para suprimir los restos. Es una operación laboriosa que genera polvo y escombros. En caso de tratarse de muros-tabiques, no conviene retirar la capa de revestimiento sin una comprobación de un técnico competente, como un aparejador.
Si lo que se quiere no es recuperar un tabique sino construir uno como elemento decorativo, hay que tener en cuenta su peso, ya que puede afectar de manera importante a la estructura e incluso tener que introducir algún elemento estructural para descargar ese peso. Este inconveniente se reduce a la tercera parte con plaquetas de ladrillo en lugar de ladrillos enteros. El ladrillo se puede pintar, aunque una terminación rústica, de aspecto industrial, es la más utilizada.
Al solicitar la autorización municipal para la realización de obras, hay que conocer primero la ordenanza municipal de tramitación de licencias, que indicará la documentación necesaria (ésta dependerá del tipo de obra y del grado de intervención en la vivienda). Si se trata de un leve cambio, la autorización será la más simple, a través de un acto comunicado; si es una obra más profunda, los requerimientos serán mayores (proyecto técnico, dirección de obra...). El asesoramiento y el apoyo de un técnico cualificado (aparejador, arquitecto técnico...) es aconsejable siempre y además obligatorio en el segundo caso.
tracking