Revista Mía

4 juegos para divertirse en el trabajo

Mejorar las relaciones laborales puede ser divertido. Compruébalo poniendo en marcha estas 4 dinámicas de grupo. Como mínimo pasaréis un buen rato.

1. Tengo una pregunta para ti

Objetivo: fomentar la empatía.
Pasar horas y horas junto a personas de las que no sabemos absolutamente nada es más frecuente de lo que pensamos. Ocurre en los centros de trabajo. Y es que cuando cada uno se concentra en lo suyo no hay momentos para la distensión y el conocimiento mutuo. Este juego ayuda a eliminar esa barrera porque trabaja la empatía.
● Consiste en escribir una serie de preguntas en tarjetas: ¿quién tiene el número de pie más grande? ¿Y más hijos? ¿Quién nació en la ciudad más lejana? ¿A quién se le da bien el bricolaje?...
● A cada participante se le da una pregunta que debe leer en grupo. ¡Y que comience la interacción!

Objetivo: impulsar el espíritu de pertenencia a una empresa.
El fin de este juego es componer una canción sobre la empresa o un departamento, si es que la compañía es muy grande. No hace falta contar con conocimientos musicales (porque se puede utilizar como base una canción popular o un tema conocido para todos), ni siquiera tener ritmo, solo se necesitan ganas.
● Cada participante puede aportar un verso sobre su trabajo en la empresa.
● Un grupo se encargará del estribillo.
● Se puede organizar una pequeña fiesta para presentar e interpretar la canción ante todos. Este ejercicio sirve para afrontar desafíos y mejorar la cooperación.

Objetivo: crear afinidad.
Todos compartimos con los demás más de lo que imaginamos: situaciones, gustos, aficiones o un pasado. Conocer qué tenemos en común con nuestros compañeros nos puede ayudar a crear grupos de trabajo con personas afines. Averígualo con este juego:
● Dividiros en grupos de 3, 4 o 5 personas (dependerá del número de participantes).
● Las personas de cada grupo deben buscar lo que tienen en común (no vale ropa, trabajo o partes de la anatomía), Se anotan en un papel.
● Al final, cada grupo presenta conclusiones ante los demás y se comienza un debate para ver si todos están de acuerdo.

Objetivo: mejorar la recepción de órdenes e instrucciones.
Es una prueba de fuego para saber si hay buena comunicación entre compañeros. Se necesita papel y lápiz.
● Primero hay que escoger a un participante para que realice un dibujo que los demás no podrán ver. Se aconseja utilizar líneas o formas geométricas (círculos, triángulos cuadrados…).
● A continuación debe indicar al resto cómo es mediante instrucciones, para que lo copien en un papel.
● Se ponen todos en común para ver las similitudes o las diferencias. ¿Alguien lo ha entendido todo al revés?

Etiquetas:

tracking