Así se prepara el café con hielo perfecto

Con las altas temperaturas, el café con hielo es la salvación para muchos. ¿Realmente sabes hacerlo o a ti también te sale un café aguado?

Aunque para nosotros sea algo normal y forme parte de nuestra cultura gastronómica, fuera de España no es muy habitual pedir un café solo con hielo.  En nuestro país es un excelente método para combatir las altas temperaturas. Es tal su singularidad que es considerado un invento español y dentro de nuestras fronteras ha generado un debate sobre la cantidad de hielo que hay que añadir o sobre los pasos a seguir para que quede perfecto. Además, el éxito ha hecho que se abra el abanico de variedades: ahora podemos pedir un café con leche con hielo o un granizado de café. Las horas preferidas de consumo para los españoles  son la sobremesa y a media tarde, siendo muy extraño un café con hielo en el desayuno.

Para solucionar esto y no dejar de disfrutar de esta bebida de sobremesa, te proponemos algunos trucos muy fáciles para conservar todo el aroma y el sabor potente del café. El más básico es usar mayor concentración de café o añadir cubitos de hielo de café que te haya sobrado.  Otro truco muy básico pero poco puesto en práctica es servir el café con hielo en un vaso largo, para que de esta manera se conserve la temperatura por más tiempo. Todos ellos harán que  no renuncies a la bebida que más adictos ha creado en todo el mundo y para que puedas cargarte las pilas con su cafeína en pleno verano.

Continúa viendo nuestras galerías