Crema helada de tomate

Una forma distinta y original de introducir el tomate en tus platos de verano. Prueba esta crema helada de tomate, te encantará.

También te puede interesar:
Tiempo de preparación: 15 minutos
Económica
3 comensales
Tipo de receta: Verduras
Light
Vegetarianos

Ingredientes:

  • 400 g de tomates rojos
  • 1 cebolla blanca
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de concentrado de tomate
  • 1 rebanada de pan de molde
  • 1 dl de aceite de oliva
  • 5 g de gelatina en polvo
  • 2 dl de agua
  • 1 cucharada de tomillo picado
  • azúcar
  • pimienta recién molida
  • sal.

Elaboración:

  1. Lavar y secar los tomates.
  2. Pelarlos, cortarlos en cuartos y retirar las simientes.
  3. Calentar 2 cucharadas de aceite en una sartén y rehogar la cebolla y los dientes de ajo pelados y picados.
  4. Agregar los tomates y el concentrado de tomate.
  5. Sazonar con una pizca de azúcar, pimienta y sal.
  6. Cocer durante 5 minutos.
  7. Añadir el pan de molde previamente tostado.
  8. Poner la preparación en la túrmix.
  9. Incorporar 2 dl de agua y el aceite restante.
  10. Batir 4 minutos.
  11. Meter en la nevera 3 horas.
  12. Diluir la gelatina en 2 dl de agua al fuego, pero sin que llegue a hervir.
  13. Dejar enfriar y cuajar 1 hora en la nevera.
  14. Romper la gelatina con un tenedor y mezclarla con el tomillo picado.
  15. Sacar la crema y cubrirla con la mezcla de gelatina y tomillo.

Una receta muy saludable...

El tomate es uno de los alimentos perfectos para incluir en nuestra dieta, por sus numerosas propiedades. Entre ellas se encuentra su potente poder antioxidante y reductor del estrés oxidativo en la diabetes tipo 2.

Si tienes problemas cardiovasculares, el tomate es tu aliado. Puedes consumirlo de manera habitual para fortalecer tu sistema circulatorio y prevenir el colesterol.

La cebolla es uno de los ingredientes básicos para preparar esta receta. La cebolla es antiséptica, antibiótica, desintoxicante y expectorante. Uno de esos alimentos medicinales que ha sido recurrente durante generaciones. Durante siglos ha servido para aliviar los síntomas de problemas respiratorios, de reumatismo y de diabetes.

Una cebolla tiene solo 45 calorías, además no tiene colesterol y es baja en sodio. Una opción perfecta para las dietas. Si quieres evitar llorar mientras la picas, conviene que la metas en el congelador una hora de antes de que la vayas a cortar. De esta forma evitarás que se libere el azufre que te provoca el lagrimeo.

Más detalles sobre esta original crema helada de tomate:

Con esta receta te proponemos una nueva forma de incluir el tomate en tus comidas de verano. El gazpacho es siempre una buena opción, pero esta crema helada de tomate te sorprenderá por su sabor y por su textura. La gelatina, mezclada con el tomillo, le dan un toque muy especial.

Una opción más suave a las cebollas es sustituirlas por chalotas, un sabor más delicado que combina el ajo y la cebolla.

Si el sabor del tomillo no te convence, siempre puedes variar con otras plantas como el romero o la albahaca.

Es ideal para tomar en un día de calor, muy muy fría y para preparar en formato individual y servir en vasitos en una comida numerosa. No lo dudes y atrévete con esta deliciosa receta de crema fría. ¡Se convertirá en un clásico de tu recetario!

Continúa leyendo nuestras recetas...