Almejas al vapor con ajo, vino y mantequilla

Una receta inspirada en la cocina portuguesa que es perfecta para una comida de picoteo.

Ingredientes:

iStock
iStock
  • 700 gramos de almejas pequeñas
  • 2 rebanadas gruesas de pan con una miga esponjosa
  • Media cucharada de aceite de oliva virgen extra para untar en el pan
  • Dos cucharadas de mantequilla
  • 2 dientes de ajo picados o rebanados muy finos
  • 1 chalota grande o 2 pequeñas, picadas (se puede sustituir por media cebolla blanca)
  • Sal y pimienta
  • Media taza de vino blanco seco
  • 1 cucharada de hierbas frescas picadas al gusto: perejil, cilantro, cebollino…
  • 1 limón en gajos para exprimir el zumo al servir
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
2 comensales
Tipo de receta: Marisco

Elaboración:

  1. Lavar las almejas con cuidado para evitar que queden restos de arena en ellas. Para ello, coloca todo el marisco en un recipiente grande lleno de agua fría del grifo y deja las almejas en él durante 20 minutos en remojo.
  2. Frota las almejas con un trapo limpio o similar y deshecha las que tengan las cáscaras astilladas.
    En una cacerola suficiente para que quepan todas las almejas, derrite la mantequilla, agrega el ajo, las chalotas, la sal y la pimienta. Cocina a fuego medio alto dos o tres minutos, para que la chalota se dore.
  3. Agrega el vino blanco, deja que hierva a fuego lento y echa las almejas en la cacerola. Cubre con una tapa y espera unos tres minutos.
  4. Deshecha las almejas que no se abran una vez transcurrido ese tiempo, pásalas a bol bonito para servir y vierte sobre ellas el líquido de la cocción.
  5. Por otro lado, frota el pan con aceite de oliva virgen extra por ambos lados y tuéstalo a la parrilla o en una sartén sin nada más que el calor del fuego.
  6. Remata con hierbas picadas, el pan a la plancha y el limón. 

Se puede reducir más el caldo si consideras que no ha quedado lo suficientemente concentrado una vez retires las almejas cocidas. En la receta original no se utiliza mantequilla, sino aceite de oliva virgen extra, más saludable, así que puedes probar de ambas maneras, y también puedes añadir otras especias y hierbas a las que te hemos sugerido en la lista de ingredientes porque es una receta agradecida, que se puede personalizar. El plato, además de una ración a modo de entrante, puede ser un primero para compartir e incluso un principal en una cena. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}