Sweet potato fries: así se preparan las batatas fritas más dulces

Son la alternativa a las tradicionales patatas fritas, mucho más dulces y saludables. Así se preparan las "sweet potato fries" más ricas.

batatas fritas
iStock

Si has ido a algún restaurante de comida americana, es posible que las hayas probado. O al menos, visto. Las batatas fritas (o las clásicas sweet potato fries, como se conocen en inglés) son una de las guarniciones más famosas y utilizadas en países como Estados Unidos, donde se sirven al lado de carnes, sándwiches y hamburguesas.

Son la alternativa “saludable” a las tradicionales patatas fritas. Elaboradas con boniato -el tubérculo más famoso de todo el otoño-, tienen mucha menos grasa y son extremadamente saciantes, además de ser ricas en fibra, en antioxidantes (sobre todo vitamina C y A) y en minerales como el potasio, el magnesio y el calcio. Las batatas fritas tienen un sabor dulce y suave, muy agradable en el paladar, pero combinan a la perfección con platos salados. Si estás pensando en prepararlas en casa de forma casera, te alegrará saber que su receta es de lo más sencilla y fácil. Esto es lo que necesitas para elaborarlas:

Ingredientes:

  • 2 boniatos o batatas grandes
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • Hierbas aromáticas o especias (comino, pimentón, ajo, perejil…)

Cómo preparar sweet potato fries en casa

Para empezar, precalienta el horno a 200ºC. Mientras éste coge calor, pela el boniato con cuidado y lávalo bien debajo del grifo para retirar restos de piel e impurezas. Después córtalo en bastones o en tiras, en función de cómo quieres que queden las batatas.

cómo hacer batatas fritas
iStock

Colócalas en un bol y rocíalas con un chorrito de aceite de oliva, un toque de sal y pimienta y las hierbas o especias que quieras. Puedes utilizar comino, ajo, pimentón…¡lo que prefieras! Asegúrate de que todos los trocitos se impregnan bien de este aliño.

Coloca las tiras de boniato en una bandeja de horno, sobre papel de aluminio para que no se manche, y mételas al horno entre 30 o 40 minutos. Muévelas cada diez minutos, para que se tuesten por todos lados, con calor por encima y por debajo.

Pasado este tiempo, cuando ya veas que están lo suficientemente doradas y crujientes, puedes sacarlas del horno. Sírvelas calientes… ¡y a disfrutar! Estas batatas se pueden recalentar y también tomar frías, en ensaladas y otras elaboraciones. Aunque al lado de carnes y hamburguesas es como más se disfrutan, acompañadas de una buena salsa ali oli, mayonesa o ketchup. ¡No te las pierdas! Además, ahora en otoño estamos en plena temporada de boniato...

Continúa leyendo