Kugel de patata: descubre esta joya de la gastronomía judía

Este sabroso y crujiente pastel de patatas se prepara de forma fácil al horno. ¡Su sabor te sorprenderá!

¿Alguna vez has oído hablar del kugel de patata? El potato kugel en su nombre original es un plato muy famoso en países anglosajones como Estados Unidos o Reino Unido, y una receta tradicional de la gastronomía o cocina judía. Es, a grandes rasgos, una especia de pastel horneado con patatas de lo más delicioso, que se prepara tan sólo con rodajas de este tubérculo, acompañado de cebollas y bañado con huevos y un chorrito de aceite. Y ni siquiera necesitas poner el fuego: ¡se hace sólo al horno!

Es un plato muy sencillo, muy pero que muy fácil de preparar y con un sabor exquisito y sabroso, que por lo general gusta a todo el mundo. Por ello, ahora puede ser un buen momento para aprender a prepararlo… Este kugel te sacará de más de un apuro cuando no sepas que cocinar o tengas poco tiempo disponible. Incluso te funcionará en un menú de Navidad. ¡Es una receta super práctica y nutritiva! Así se prepara en casa.

Ingredientes que necesitas:

  • 6 patatas grandes.
  • 3 cebollas grandes.
  • Una pizca de sal.
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  • 5 huevos
  • Una pizca de pimienta
  • Tomillo fresco.
  • Medio litro de caldo de pollo.

Paso a paso

Para empezar pela las patatas y las cebollas, lávalas y córtalas en rodajas finas, de aproximadamente medio centímetro de grosor. Por otra parte, prepara una bandeja o una fuente para horno con un poco de aceite. Coloca en ella las rodajas de patatas intercaladas con las rodajas de cebolla, poniéndolas en diferentes direcciones. Sazona con la sal y la pimienta al gusto, y añade también un chorrito de aceite de oliva sobre la fuente.

Bate los huevos en otro bol, sazona a tu gusto y vierte la mezcla con cuidado por encima de todo el pastel de patatas y de cebolla, procurando que quede toda su superficie bien cubierta. Para terminar, decora con un poquito de tomillo (también puedes utilizar orégano).

Tapa la fuente con una capa de papel de cocina y otra capa de papel de aluminio y métela al horno durante unos 40 minutos a 220ºC, revisando en los últimos minutos el pastel para que no se queme o se dore de más.

Saca el kugel del horno, gratínalo si quieres con queso… ¡y a disfrutar de él recién hecho! Te aseguramos que te encantará y que se convertirá en una de tus nuevas recetas favoritas.

Continúa leyendo