Chuletas de cordero empanadas con puré de apio

¿Te gustan las chuletas de cordero? Anímate a prepararlas según esta nueva receta; tienen un delicioso y original toque gourmet que a todos les encantará, sobre todo en una mesa de celebración.

chuletas de cordero con pure de apio

Tiempo de preparación:

1 hora 15 min

Tiempo de cocción:

45 min

Tipo de receta:

Carnes

Receta para 4 personas

Económica

Ingredientes:

  • 8 chuletas de cordero recental
  • 1 huevo
  • 70 g de pan rallado
  • 2 cucharadas de aceite de oliva 
  • 1 cucharadita de tomillo picado
  • 1 cucharadita de salvia picada
  • 1 cucharadita de perejil picado
  • 1 cucharadita de cebollino picado
  • 150 ml de vino de Jerez
  • 100 ml de nata
  • aceitunas verdes sin hueso
  • 8 ramas de apio
  • sal
  • pimienta.

Elaboración:

1.Salpimentar las chuletas.
2. Mezclar el huevo batido con el pan rallado. Empanar las chuletas con esta mezcla y reservar en la nevera durante 30 minutos.
3. Lavar las ramas de apio, retirarles las hebras y cocerlas al vapor durante 40 minutos hasta que queden tiernas. Pasarlas por la batidora y triturarlas para formar un puré. Salpimentar al gusto y reservar.
4. Calentar el aceite en una sartén y freír las chuletas dándoles la vuelta hasta que queden bien doradas por ambos lados. Bajar el fuego y seguir la fritura suavemente durante 6 minutos por cada lado. Escurrirlas sobre papel de cocina.
5. Añadir a la sartén las hierbas aromáticas (tomillo, salvia, perejil y cebollino muy picados) junto con el jerez y llevar a punto de ebullición. Dejar cocer durante 2 minutos.
6. Incorporar la nata y mezclar. Por último, agregar las aceitunas y rectificar la sazón si hace falta.
7.Poner 2 chuletas en cada plato, rociarlas con la salsa y acompañarlas con una cucharada del puré de apio caliente. Decorar con las hojas de salvia y servir inmediatamente. 

Una carne rica y nutritiva

La primavera es la época más óptima para consumir cordero, ya que las ovejas -que amamantan a las crías lechales- se alimentan de pastos frescos y el resultado es una carne más suave y tierna.

Asado, a la plancha, frito, guisado, estofado o en menestra, su apreciada carne nos aporta muchas proteínas y vitaminas.
La carne de cordero es una buena fuente de proteínas y de vitaminas del grupo B (B2 y B12). La primera tiene mucho que ver con las defensas e interviene en la producción de glóbulos rojos; la segunda previene la anemia y los problemas del sistema nervioso. Además, es rica en hierro hemo, que elude la anemia ferropénica, y en fósforo –directamente ligado al sistema muscular–, sodio y zinc.

¿También tiene muchas calorías? No tantas, si le quitas la grasa. Para hacerse una idea del valor calórico del cordero, las chuletas tienen 225 calorías por cada 100 gramos (cantidad recomendada para una persona); la pierna y la paletilla, unas 240 calorías por 100 gramos; y el resto de las piezas sobrepasan las 350 calorías por el mismo peso.

Características según la edad

Lechal. También se conoce como lechazo. Son corderos alimentados exclusivamente con leche. Tienen menos de mes y medio de edad cuando son sacrificados. Su carne es muy tierna y de color rosado claro. Su peso se sitúa entre los 5 y los 6 kilos.
Recental. Recibe también el nombre de ternasco cuando pesa más de 11 kilos. Tiene menos de 4 meses. Hasta los 45 días se alimenta de leche y, desde entonces, también come piensos compuestos. Su carne es más sabrosa pero menos tierna y de color más rojo. Pesa entre 11 y 15 kilos.
Pascual. Son animales de más de cuatro meses de edad y con un peso que suele superar los 15 kilos. Su color es rojo pálido y tiene una capa de grasa uniforme y de color amarillento. El sabor de la carne es mucho más pronunciado. A partir del año ya es ovino mayor.

- Elaboración de la receta: Rosie Cañedo / Foto: Fernando Ramajo.

Etiquetas: Cocina internacional, Recetas de carne, Recetas gourmet, Segundo plato

¿Quieres ver más recetas?

Buscar por...

recipe_post_search

Continúa leyendo nuestras recetas...

Contenidos similares

COMENTARIOS