Pavo relleno

Estrellas de la Navidad, el pavo es un ave originaria de América, más concretamente de los EE.UU. De hecho el pavo asado al horno es la comida tradicional del Día de Acción de Gracias, pero también se...

También te puede interesar:
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 121 minutos
Económica
3 comensales
Tipo de receta: Carnes
Sin gluten

Ingredientes:

-1 pavo de unos 3 kg
-150 g de pechuga de pavo picada
-150 g de beicon en taquitos
-6 lonchas de beicon
-2 naranjas medianas
-75 g de coles de Bruselas
-2 chalotas
-30 g de pan rallado
-1 dl de aceite de oliva
-unas ramitas de estragón
-sal
-pimienta

Para la salsa:

-200 g de grosellas
-70 g de kumquats (naranjitas chinas)
-70 g de azúcar moreno
-2 cucharadas de vino de Oporto

Para acompañar:

-lombarda cocida

Elaboración:

Precalentar el horno a 180 ºC. Pelar las naranjas "a lo vivo" y cortarlas en gajos. Cocer las coles con las peladuras de naranja durante 30 minutos, hasta que estén cocidas pero enteras.

Poner el pavo picado en un bol y mezclar con las naranjas, el beicon, las chalotas picadas y el pan rallado. Salpimentar y mezclar. Incorporar las coles bien escurridas y el estragón. Rellenar el pavo con parte de esta preparación y coserlo. Colocarlo sobre una bandeja de horno y rociar con aceite. Hornear unas 3 horas -vigilar la cocción-, rociándolo con los jugos que suelte.

Sacar del horno y colocar sobre el pavo las lonchas de beicon formando una rejilla. Volver a meterlo en el horno hasta que el beicon esté crujiente.

Para preparar la salsa, poner las grosellas y las naranjitas en un cazo con 1 dl de agua. Llevar a ebullición y cocer suavemente 10 minutos. Agregar el azúcar y el oporto. Remover hasta disolver el azúcar y cocer 10 minutos más, hasta que se espese.

Pasar el pavo a una fuente de servir. Rodearlo con la lombarda. Verter la salsa en una salsera y servir. Trincharlo, empezando por la pechuga, y acompañarlo con el resto del relleno.

Dos buenas ideas:

-Elegir el mejor pavo. Para los asados es preferible optar por aves jóvenes, preferiblemente hembras, porque resultan más tiernas y jugosas. La carne debe estar firme al presionar con el dedo. La piel no tiene que presentar cortes ni agujeros para evitar que se arrugue al asarse; tampoco debe tener manchas de sangre ni golpes. Su olor ha de ser fresco y agradable.

-Crujiente y en su punto. Para que cualquier ave asada quede crujiente, 15 minutos antes de finalizar la cocción se pinta su piel con un poco de adobo, miel, agua salada o cerveza,  según sea la preparación. La piel estará dorada y con un aspecto muy apetecible.

Continúa leyendo nuestras recetas...