Pechugas de pollo rellenas de espinacas y queso ricotta

Dale una vuelta de tuerca a unas pechugas de pollo rellenándolas con espinacas y queso ricotta. Esta receta es perfecta para tomar como segundo en una comida especial. ¡El resultado te sorprenderá!

Ingredientes:

  • 4 pechugas de pollo campero
  • 150 g de hojas de espinaca
  • 8 lonchas de jamón serrano
  • 140 g de queso ricotta
  • Un pellizco de nuez moscada
  • 100 ml de aceite
  • 100 ml de caldo de ave
  • 1 manojo de espárragos
  • Pimienta
  • Sal.
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Carnes

Elaboración:

  1. Limpiar las pechugas retirando casi toda la grasa posible y los cartílagos.
  2. Lavarlas y secarlas muy bien.
  3. Hacer un corte horizontal largo en la parte inferior más gruesa de las pechugas, sin atravesarlas del todo, como si fuera una bolsita.
  4. Quitarles el rabito a las espinacas, lavarlas, escurrirlas muy bien y trocearlas.
  5. Saltearlas en 1 cucharada de aceite; escurrirlas sobre papel absorbente de cocina.
  6. En un bol, desmenuzar el queso ricotta, incorporar las espinacas y la nuez moscada.
  7. Salpimentar.
  8. Repartir el relleno del queso y las espinacas dentro de las pechugas de pollo.
  9. Envolver cada pechuga con 2 lonchas de jamón serrano.
  10. Bridar para que no se abran.
  11. Poner las pechugas en una fuente de horno, rociarlas con la mitad del aceite restante y asarlas en el horno precalentado a 200 ºC durante 20 minutos.
  12. Darles la vuelta de vez en cuando hasta que se doren por todos los lados.
  13. Retirar las pechugas de la bandeja y desglasarla con el caldo.
  14. Colarlo y pasarlo a un cazo para reducirlo.
  15. Cortar las puntas de los espárragos y saltearlas con el aceite restante.
  16. Servir las pechugas con los espárragos y la salsa.

Más información sobre las pechugas rellenas de espinacas y queso ricotta:

Esta receta, aunque pueda parecer laboriosa es muy fácil de hacer y el resultado una delicia. La pechuga es la parte del pollo que menor índice de grasas y calorías contienen. Es una carne con un alto contenido en proteínas de alto valor biológico, por lo tanto una gran opción para prepararte un plato saludable y nutritivo.

En este caso se acompañan de espinacas, una verdura que también es muy saludable y nutritiva y de queso ricotta (o requesón), un lácteo también interesante para tu dieta.

En el caso de las espinacas, cuando vayas a comprarlas fíjate en que su hoja tenga un color firme y uniforme, que no estén rotas y que huelan a fresco. Observa también el tallo, que se vea consistente y firme. Lo ideal es consumirlas el mismo que las has comprado, así estarán en su punto óptimo, pero si no es posible, puedes meterlas en la nevera y se mantendrán en perfectas condiciones durante 2 o 3 días.

El queso de ricotta es un tipo de queso italiano blanco, de sabor suave y de textura tierna. Es bajo en grasas y calorías y un muy buen ingrediente para incluir en postres o en salsas.

En esta receta es importante rellenar y bridar muy bien las pechugas para que la mezcla de queso y espinacas no se salga durante la cocción y también es fundamental controlar bien el tiempo de horno. Las pechugas deben cocinarse por completo pero no quedarse secas. Al envolverlas en jamón serrano (también se puede usar bacon) se aporta un toque de jugosidad a esta carne, que de por sí no es muy jugosa.

Una vez fuera del horno, deja que repose unos 5 minutos antes de cortarlas en medallones, así tampoco perderá los jugos.

No lo dudes y atrévete a probar esta receta. ¡Se convertirá en un clásico de tu casa!

Continúa leyendo nuestras recetas...