Pollo braseado con quinoa

Un plato equilibrado, rico en vitaminas y bajo en grasas. Una propuesta perfecta para la delicada cuesta de enero de las dietas.

También te puede interesar:

Ingredientes:

Para el pollo:

  • 3 pechugas de pollo deshuesadas
  • Aciete para brasear.

Para el marinado:

  • Un tazón de aceite
  • Un limón
  • Ajo
  • Hierbas provenzales como tomillo, orégano y romero.

Para la quinoa:

  • 250 gramos de quinoa
  • 2 tazas de caldo de verdura
  • Unas gotas de aceite.

Para decorar:

  • Rúcula
  • Tomates cherry.
Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
Económica
3 comensales
Tipo de receta: Carnes
Light
Sin gluten

Elaboración:

  1. Limpia las pechugas de pollo si queda algun resto de grasa o huesos.
  2. Lava la quinoa y escúrrela bien.
  3. Prepara el marinado mezclando el aceite, el jugo de un limón, el ajo y las hierbas provenzales en una bolsa de congelación.
  4. En un cazo pequeño, pon un poco de aceite de oliva a calentar y tuesta la quinoa lavada hasta que se evapore el agua.
  5. Realiza unos cortes transversales en las pechugas de pollo y mézclalas con el marinado. Reserva.
  6. Añade las dos tazas de agua hierviendo o de caldo en el cazo de la quinoa y deja que hierva.
  7. Escurre las pechugas. Rerserva.
  8. Pon aceite en una sarten y espera a que se caliente para dorar las pechugas. Mientras baja el fuego de la quinoa, tapa y cocina durante 15 minutos hasta que se evapore el jugo pero sin que llegue a secarse o quemarse.
  9. Cocina las pechugas muy bien por ambos lados. Por lo tanto, es importante cocinarlas a fuego medio (no excesivamente alto) para que no se quemen por fuera y queden crudas por dentro.
  10. Coloca la quinoa y la pechuga de pollo braseada en un plato y decora con unos toques de rúcula y tomates cherry. También puedes incorporar un tarrito de salsa de tomate.

Consejos para que el pollo braseado con quinoa quede perfecto:

A la hora de preparar la quinoa es fundamental lavarla muy bien antes de cocinarla para eliminar la saponina, una sustancia tóxica que tiene este pseudocereal en la parte exterior y que puede hacer que quede amarga. Al igual que cuando cocemos arroz, es muy importante cocer la quinoa en agua o caldo hirviendo y dejarla tapada hasta que esté perfectamente hecha. En cuestión de 15 o 20 minutos la tendrás lista.

Si quieres que el pollo tenga más sabor, haz el marinado la noche anterior y deja la carne macerando 12 - 15 horas. ¡Quedará perfecta! En el momento de prepararla es fundamental que cocines las pechugas hasta que alcancen una temperatura interior de 75 ºC, un térmometro de cocina te resultará muy útil para saberlo. Si no tienes uno, deberás hacer un corte en la carne para cerciorarte de que está perfectamente cocinada. Para evitar intoxicaciones alimentarias, es clave que la carne de pollo esté correctamente cocinada.

Puedes darle un toque especial, añadiendo un chorrito de vino blanco durante la cocción. ¡Le aporta una jugosidad extra al pollo!

Esta receta es muy versátil ya que te resuelve tanto una comida como una cena y es ideal para llevar en tupper al trabajo. Si lo haces, llévate por un lado la quinoa con las verduras (que tomarás a temperatura ambiente) y por otro el pollo, para poder calentarlo sin dificultad alguna. ¡Te encantará!

 

Continúa leyendo nuestras recetas...