Caldo de pollo perfecto y despejado

Tenemos la versión perfecta del plato que te asienta el cuerpo en los días de frío.

Ingredientes:

iStock
iStock
  • 1,3 kilos de alitas de pollo crudas
  • 3 cuartos de litro de agua
  • 1 cebolla grande, picada
  • 1 diente de ajo machacado
  • 1 cucharadita de sal, al gusto
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Carnes

Elaboración:

  1. Coloca todos los ingredientes en una cacerola de cocción lenta.
  2. Se puede hacer en cacerola de cocción lenta o en olla a presión. Es fundamental que en ambos sea un recipiente de al menos 8 cuartos para que todos los ingredientes quepan bien. En caso de no tener de este tamaño, es mejor reducir las cantidades para ajustar la receta al tamaño del recipiente de cocina:
  3. En cacerola, cocina a fuego lento durante 8 a 10 horas o alto durante 4 a 5 horas.
  4. En una olla exprés, coloca todos los ingredientes y cocina a alta presión durante 1 hora.
  5. Vierte el caldo a través de un colador de malla fina para colar bien el caldo. Lógicamente, puedes guardar la carne de las alitas para disfrutarla de otra forma. Aunque estará sobrecocida la carne, puedes desmigarla y usarla de alguna forma en la que se disimule ese defecto culinario. Por ejemplo, en recetas donde sea suficiente con poco pollo como unos tallarines con verduras o una pizza,
  6. El caldo ya estaría listo para usar, pero es una buena idea dejarlo enfriar en la nevera hasta que la grasa se solidifique en la parte superior, lo que facilita su eliminación. 

El caldo se puede congelar, repartiéndolo en las cantidades que suelas utilizar tanto para tomar solo como para hacer sopa o alguna receta que lleve caldo de pollo. Descongela el caldo encima de un recipiente donde, si se filtra algo, se quede y no se pierda. Y de paso no se ponga la encimera perdida. 

Puedes hacer caldo de pollo con otras partes del animal, pero la alta proporción de hueso de las alitas hace que quede menos graso y más concentrado de sabor, de ahí que sea recomendable hacerlo con esta parte del pollo.

Además, puedes probar el caldo y si crees que le falta sabor, tienes la opción de concentrar más el sabor llevándolo a ebullición para que se reduzca. También puedes agregar más verduras o una hoja de laurel o granos de pimienta si crees que puede gustarte más el resultado final.

También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}