Las frases que debes desterrar en el trabajo

¡No renuncies al buen ambiente en el trabajo por decir estas frases!

Lo que decimos y cómo lo decimos es clave para no causar algún que otro encontronazo, y más si hablamos del entorno laboral. A veces utilizamos determinadas frases que pueden ocasionarte alguna que otra molestia con los demás compañeros, y ya no solo eso, también puede causar cierto malestar general en el entorno de trabajo.

Modera tus palabras y, sobre todo, ¡no digas estas frases en el trabajo!

Las frases que no debes pronunciar en el trabajo

“Esto lo necesito para ayer”

Esta frase no la deberías ni decir ni escuchar nunca, y nunca es nuca. Hay que tomarse en serio el trabajo, eso está claro, pero no hasta el punto de agobiar a alguien y tomarse las cosas como si no hubiera mañana.

“Estoy muy ocupada, no puedo hacer eso ahora”

¿Cómo que no puedes? Solo necesitas organización. No te agobies a la primera de cambio, no pienses que tienes que acabar las cosas al instante. Con eso lo único que consigues es que la confianza que tienen en ti, poco a poco, vaya desapareciendo, y lo más importante, que tú misma dejes de creer en ti.

“Mejor lo hago yo sola”

No es muy conveniente contestar así a alguien que solo pretendía echar una mano. Aunque a veces no puedan ayudar mucho, es mejor decir las cosas de otra manera.

“Deberías estar más atenta”

Un mal día lo tiene cualquiera. Otra cosa muy distinta es que todos los días sean así. Además, no es posible mantener la atención al 100 % todo el tiempo. Pero de todas formas, un fallo lo tenemos todos.

“Perdona, pero con todo el respeto…”

Ese “con todo el respeto” ya comienza a ser bastante irrespetuoso. Y como muletilla a lo que viene después, no parece la más idónea, y menos para exponer un problema o explicar algo que no está bien hecho. Las cosas se pueden decir con más tacto.

“Lluvia de ideas, por favor”

No es buena forma de pedir las cosas. Exigir ideas no es una buena forma de que surjan ideas brillantes, y si a eso le sumamos la presión, puede que el resultado no sea para nada el esperado.

Continúa leyendo