Todo sobre las conservas de verdura

Podemos encontrar conservas de verdura en tarros de cristal o en lata. Las verduras envasadas son el resultado de un largo y delicado proceso de elaboración. Consúmelas con todas las garantías.

Podemos encontrar conservas de verdura en tarros de cristal o en lata. Las verduras envasadas son el resultado de un largo y delicado proceso de elaboración. Consúmelas con todas las garantías.

 

La recolección de las verduras para conserva se realiza con sumo cuidado utilizando las técnicas más vanguardistas. Su preparación comienza inmediatamente después de ser recolectadas.

En la fábrica

Las verduras se lavan, se pelan, se limpian y son clasificadas según su tamaño. A continuación se ponen a hervir o se cuecen al vapor. Esta operación preserva el color de las verduras, su sabor y todos los valores nutritivos. El llenado de los botes se realiza a 60 º. A continuación se añade el líquido de conserva que se compone de agua, sal, en ocasiones azúcar y aromatizantes. Los envases se cierran herméticamente y se esterilizan de inmediato.

¿Cristal o metal?

El interior de los botes de metal se barniza con el fin de aislar el continente del contenido. En cuanto al sabor de las conservas, no se aprecia apenas diferencia entre las que se envasan en botes de metal o en tarros de cristal.

Qué formato elegir

Siempre se da el mismo peso neto en cada bote o tarro. Una capacidad de 425 ml es el formato ideal para el champiñón y el maíz, si se utilizan como guarnición. El tamaño familiar de 850 ml equivale a unos 500 g de verduras al natural (una vez escurrido el líquido). Es perfecto para los guisantes y para las judías verdes que se utilizan como acompañamiento de un plato. Las latas pequeñas de 212 ml se utilizan para añadir un ingrediente a una salsa o una ensalada.

Utilización

Las verduras que se consumen frías, crudas o en ensalada (espárragos, zanahoria rallada, maíz, palmitos…) deben escurrirse y aderezarse posteriormente. La verduras que hay que calentar, se deben escurrir y se calientan con un poco de aceite o mantequilla. Los guisantes, se calientan en el mismo jugo de conserva.

Continúa leyendo