Revista Mía

Scarpaccia, la torta de calabacín mitad salada mitad dulce que estás tardando en probar

Una idea para hacer en casa con calabacín sencilla y original, especialmente esta versión dulce. 

Versilia es el bonito nombre con el que se conoce a la zona noroeste de la Toscana, la bella región italiana donde además de visitar lugares preciosos como Florencia se pueden comer auténticas delicias locales. Una de ellas, nada conocida en España, la scarpaccia.
Esta elaboración ideal para sorprender a tus invitados en una comida o cena de picoteo es típica en todas las zonas costeras de Versilia. Se trata de una una especie de torta o pan plano que se prepara con el calabacín como ingrediente principal. El nombre viene dado, dice la teoría más extendida, por su semejanza con la suela de un zapato viejo. Quizá no tenga la mejor pinta del mundo, pero te garantizamos que cuando la pruebes vas a querer repetir. Especialmente, si pruebas la scarpaccia viareggina, la un receta típica de la ciudad de Viareggio, donde se come como postre dado que combina los toques salados con los dulces.
Tal y como explica el equipo de Itstuscany.com, “Su peculiaridad radica en ser la única torta Scarpaccia toscana dulce”. Todas las demás versiones son saladas y se comen como tal. Es importante que el calabacín sea tierno y dulce, de los pequeños de temporada en primavera —mayo y junio en la Toscana—, pero puedes probar a hacer una scarpaccia viareggina con cualquier calabacín que encuentres.
Si quieres probar alguna versión salada, te recomendamos esta versión vegana y tuneada, inspirada en las scarpaccia tradicionales, de @patriciamediolimon. Tienes aquí la lista de ingredientes, el paso a paso y el vídeo tutorial del cocinado.

Pero en este caso, noslstros nos quedamos con la versión dulce. Esta es la receta de esta torta de calabacín dulce de origen toscano del blog de cocina italiana Giallozafferano

Ingredientes

  • 250 gramos de calabacines blancos o de flor
  • Un huevo
  • 85 gramos de azúcar
  • 25 g de mantequilla
  • 75 g de harina convencional
  • 4 g de levadura química para repostería
  • 65 g de leche entera
  • Una vaina de vainilla
  • Hojas de albahaca
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

Scarpaccia

Scarpaccia

Paso a paso

Cortar el calabacín en rodajas muy finas. Puedes hacerlo con una mandolina o con un cuchillo. Antes, retira las puntas y las flores, si las tiene, en caso de que utilicéis el calabacín original de esta receta.
Derrite la mantequilla mientras mezclas un huevo y el azúcar en un bol.
Cuando estén ambos ingredientes mezclados, añade la mantequilla y continúa batiendo.
Añade la leche fría y la harina tamizada más la levadura de repostería.
Mezcla bien a mano o con batidora y agrega las semillas de la vaina de vainilla. Mezcla de nuevo.
Vierte el calabacín en el bol y mezcla para incorporarlos a la masa.
Vierte la masa en un molde redondo de 22 cm diámetro engrasado y enharinado. Ayúdate de la espátula.
Espolvorea la superficie de la tarta con la albahaca picada a mano y rocía un chorrito de aceite.
Hornea la masa a 200 ºC —previamente, precalienta y no lo metas antes de que alcance esta temperatura— durante 15 minutos. Luego, baja la temperatura a 180 grados y deja que se cocine durante 45 minutos más.
Retira del horno y deja que enfríe antes de servir.

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

tracking