Revista Mía

Pan de queso sin horno que se convertirá en tu nuevo vicio

Tienes que preparar en casa esta versión del pan de queso con forma de torta, ideal como base o como acompañamiento de tus comidas.

El pan de queso es toda una institución en Brasil (pão de queijo), donde esta especie de bolitas doradas crujientes en su capa exterior y suaves en la parte interior son uno de los bocados más populares. Desde allí se han popularizado en el resto del mundo, donde poco a poco se ha ido versionando hasta el punto de encontrar otras alternativas que imitan el concepto, pan de queso, pero no la forma del original brasileño.
Es el caso de estos bollitos de pan que se hornean con queso por encima de su corteza, lo cual les un toque salado y crujiente (y grasiento en muchos casos, para qué engañarnos). Y es también el caso de la receta que vamos a compartir contigo al finalizar esta introducción y presentación del pan de queso.
Las diferencias son muchas. Se parecen, de hecho, como un huevo a una castaña, pero está muy rico y es muy fácil de hacer, que al fin y al cabo es lo importante. ¡Ah! Y es una masa de pan con queso, con lo cual se pueden comparar ambas recetas. Eso sí, no tienen nada más en común: ni la harina, que es de yuca en el caso del pan de queso brasileño; ni la forma y la textura, ya que es un pan de queso aplanado, tipo torta; ni tampoco la forma de cocinarlo, puesto que no requiere ni siquiera del horno.
La receta de este original y alternativo pan de queso es de Laura López, @lauraponts en las redes, y no vamos a entretenerte con más prolegómenos: Esta es la lista de ingredientes y el paso a paso de su pan de queso plano sin horno.

Ingredientes

  • 250 gramos de harina común
  • Una cucharadita de sal
  • Un yogur natural
  • Dos cucharadas de agua
  • Dos cucharadas de aceite de oliva
  • Un huevo
  • Dos cucharadas de levadura química
  • 180 gramos mezcla de mozzarella y grana padano

Elaboración

605a36a45cafe845fe3a5705

Pan de queso

Paso a paso

Con un bol y un colador grande encima, tamiza los 250 gramos de harina
Añade la cucharadita de sal y el resto de ingredientes de la receta
Trabaja la mezcla de ingredientes con las manos (bien limpias) durante unos minutos, hasta formar una bola grande.
Tápala con papel film o un trapo limpio cubriendo el bol donde la has amasado y deja que repose durante 30 minutos aproximadamente.
Estira la masa una vez repose formando ángulos rectos en las esquinas. Ayúdate con un rodillo. La forma es como la de una pizza rectangular.
Añade la mezcla de queso distribuyéndola por toda la superficie de la masa. Puedes utilizar la que prefieras. La mozzarella puedes comprarla ya en hilos, para hornear, y el grana padano o la alternativa de queso potente que utilices tendrás que rallarlo antes.
Enrolla la masa dejando dentro el queso y forma un cilindro alargado.
Corta el cilindro en porciones individuales. Con estas cantidades tendrás alrededor de 8 porciones.
Vuelve a aplanar las porciones individuales y dales una forma redonda, de tortita.
En una sartén, con un poco de aceite de oliva, fríe tus panes de queso por ambos lados.

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

tracking