Revista Mía

Cómo hacer marquesas de almendra para Navidad

Este el origen y el paso a paso de estos minibizcochos navideños de almendra de origen toledano. 

En España, por Navidad, el dulce es innegociable. En realidad, para que vamos a engañarnos, lo es durante todo el año porque nuestros recetarios tradicionales regionales están repletos de delicias azucaradas, pero es a final de año cuando llegan los fuegos artificiales. Turrón, polvorones, mantecados… y también marquesitas, que desde hace un siglo tienen su espacio intocable en la despensa navideña. Así son las magdalenas de almendra de Navidad.
No podemos ni debemos confundir nuestras marquesitas, las toledanas, región de la que son originarias, como las marquesitas mexicanas, el postre de Yucatán que consiste en un crepe enrollado relleno de queso bola y dulce como el chocolate o mermelada, entre otras opciones. Nada que ver tienen las marquesitas de Navidad, un dulce elegante, esponjoso, delicado y con un sabor a almendra que “quita el sentío”.
Conocemos el turrón, los polvorones, el mazapán... pero hay otros muy típicos de algunas zonas que no son tan conocidos. Aquí van algunos.

Conocemos el turrón, los polvorones, el mazapán... pero hay otros muy típicos de algunas zonas que no son tan conocidos.

Como decíamos antes, su origen está en los pueblos de la provincia de Toledo, hace alrededor de un siglo. Desde 1925 los elaboran en el obrador de confiterías como La Positiva, en Bargas, y todas las marcas industriales que elaboran dulces navideños los tienen en su oferta gastronómica para las fiestas.
Las marquesitas artesanas, como las que elaboran en la citada confitería toledana, donde dan forma a mano al molde en el que se cocina y vende cada una de estas pequeñas magdalenas de almendra, solo llevan este fruto seco, azúcar y huevo como ingredientes en su masa. Algunas versiones incluyen ralladura de limón, pero no es obligatorio ni parte de la receta original y tradicional. A veces añaden también harina de trigo y se terminan con una capita de azúcar glas en polvo.
Su elaboración, como puedes consultar en este programa de RTVE donde visitaron el obrador de La Positiva, consiste en dejar en remojo la almendra durante una o dos horas, y hacer con ella y azúcar la pasta del mazapán. Esta es la base de las marquesitas, que se terminan al día siguiente al mezclar la pasta de mazapán reposada con huevos. El resultado son unos bizcochos tiernos y ricos.
Para que pruebes a hacerlas en casa esta Navidad, te dejamos a continuación la receta con la que mejor nos han salido a nosotros hasta la fecha. No es fácil clavar las cantidades y, por ello, esta combinación de Pamela Rodríguez, @unodedos en redes, es tan interesante, porque consigue que se parezcan mucho a las que compras cuando visitas algún obrador artesanal en Toledo. La receta la puedes encontrar en el libro ‘Postres supersimples’.

Ingredientes

  • 5 huevos talla M
  • 250 g de almendra molida
  • 250 g de azúcar glas
  • Ralladura de 1 limón (opcional)
  • Azúcar glas extra para decorar

Elaboración

Paso a paso

Calienta el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo, y sin ventilador.
Si no tienes cápsulas rígidas como las de las magdalenas, la autora de la receta recomienza utilizar un molde para brownies con cavidades cuadradas, o bien encajar las las cápsulas pegadas unas a otras en una bandeja de hornear. De lo contrario, se pueden abrir al hornear.
En un bol bate ligeramente los huevos.
Agrega la almendra molida, el azúcar glas y la ralladura de limón y mezcla hasta tener una masa homogénea.
Vierte la masa en las cápsulas, llenando un poco menos del borde, ya que las marquesas apenas crecen. Esto es así, a diferencia de las magdalenas tradicionales, porque la receta no lleva impulsor de ningún tipo.
Hornea a 180 ºC durante unos 15-18 minutos, o hasta que las veas doradas y estén hechas.
Retira a una rejilla y deja enfriar. Espolvorea con abundante azúcar glas antes de servir.

tracking