Revista Mía

5 trucos para hacer tus postres más ligeros

No te prives de darte un capricho con algo dulce después de comer, y apúntate estos 5 trucos para olvidarte de contar calorías en el postre.

A nadie le amarga un dulce, y uno de los momentos en que más nos apetecen es después del almuerzo o la cena en forma de postre. El problema viene cuando los dulces elegidos están repletos de azúcares y grasas nada beneficiosos para nuestro organismo, y más aún cuando ingerimos cantidades demasiado grandes de estos productos. El primer paso para controlar esa ingesta de dulces procesados es prepararlos en casa con recetas que podamos ajustar y hacer más saludables. De esta forma controlarás los ingredientes que utilizas, así como las cantidades que necesites de cada uno de ellos para que la receta te quede perfecta. Para ello, desde Mia te proponemos 5 trucos para hacer tus postres más ligeros sin tener que renunciar al sabor:

1. Sustituye el azúcar por otros edulcorantes naturales

El azúcar blanquilla es uno de los productos menos recomendables ya que únicamente nos aportan calorías vacías y no reportan ningún beneficio para la salud. Una buena forma de sustituir el azúcar en nuestras recetas es utilizando ingredientes naturales como la miel o la pasta de dátil. Además su poder edulcorante es superior al del azúcar, con lo que utilizando la mitad de la cantidad, lograremos el mismo dulzor. La miel podemos sustituirla tal cual en un montón de recetas de postres, y en cuanto a los dátiles, hacer pasta de dátil es tan sencillo como triturarlos con un poco de agua hasta conseguir una masa espesa que podrás agregar a tus recetas dulces.

2. Modera la cantidad de mantequilla en las recetas

Aunque ciertamente la mantequilla sea necesaria para elaboraciones como los bizcochos o las magdalenas, puedes sustituir la mitad de la cantidad por otras opciones más saludables. En este caso, los purés de frutas se convertirán en tus mejores aliados, están repletos de vitaminas, aportan muy pocas calorías, y además añaden humedad y jugosidad. La compota de manzana o el puré de plátano son una de las mejores opciones para sustituir la mantequilla en tus recetas de repostería sin que ello afecte al resultado final.

3. Utiliza productos desnatados y sin azúcar

No necesitas agregar azúcares añadidos a tus recetas de postres, ni alimentos más grasos que sigan sumando calorías. En lugar de utilizar yogur con azúcar por ejemplo, opta por yogur natural para una receta de bizcocho. Del mismo modo, recetas que requieran chocolate, agrega un chocolate de más del 805 de cacao, de manera que te asegures que no sumes más calorías extras. Igualmente, la leche desnatada te servirá en lugar de leche entera.

4. Elimina las coberturas y los glaseados

Si no quieres eliminarlos por completo de alguna receta, una buena forma de hacerlos más saludables es utilizar confitura o mermelada de fruta, eso sí, hecha en casa y utilizando sólo el azúcar justa. Lo mejor sería agregar las frutas al natural o hacer una especie de compota con frutas maduras que no necesiten edulcorantes porque con el dulzor propio de la fruta será suficiente.

5. Prepara más postres a base de fruta

Es tan sencillo como preparar postres donde la fruta sea la protagonista, además tendrás opciones tan apetecibles como helados, fruta cocida al horno, bizcochos, ensaladas, batidos, compotas, brochetas y una amplia gama donde además de quitarte el gusanillo, estarás alimentándote de una manera saludable.
tracking