Revista Mía

Cúpula de gelatina con fresas

Un postre con fresas divertido y delicioso, que gusta tanto a niños como adultos. ¡Perfecto para las ocasiones más especiales!

Consejos para preparar una cúpula de gelatina perfecta:

Esta cúpula de gelatina es un postre muy visual y divertido, ideal para aquellas ocasiones en las que tienes invitados y también hay niños en la mesas. Aunque es algo laborioso, el resultado está delicioso gracias al sabor de la fresa dulce.
Para hacer la masa y montar las claras, te recomendamos que uses unas varillas (eléctricas o manuales) y que añadas una pizca de sal en el momento previo de empezar a batir. De esta forma quedará una textura mucho más firme y se montarán antes. Asegúrate de que los movimientos que hacer son los correctos: de abajo hacia arriba, movimientos circulares para que entre el aire en la mezcla. También es importante que te asegures de que el recipiente que vayas a utilizar para montarlas esté totalmente limpio y libre de cualquier resto de grasa. De lo contrario tus claras no se montarán.
Este postre tiene como ingrediente base el requesón, un producto “de siempre” con múltiples propiedades para tu salud. Tiene alto porcentaje de calcio, es rico en proteínas y es un buen sustituto de cremas o natas en los postres. Una alternativa mucho más ligera y nutritiva.
Recuerda que una buena elección de fresas mejorará tu postre notablemente: selecciona aquellas que tengas un color rojizo, brillante y que sean firmes.

Ficha 

  • Tiempo de preparación 45 min
  • Tiempo de cocción 30 min
  • Porciones 6
  • Tipo de receta Dieta vegetariana
  • Precio -

Ingredientes

  • Para la masa crujiente:
  • 3 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 60 g de harina
  • la ralladura de 1 limón
  • 150 g de almendra molida.
  • Para la gelatina:
  • 200 g de fresas
  • 6 hojas de gelatina neutra
  • 250 ml de zumo de grosellas
  • 4 cucharadas de azúcar.
  • Para la crema:
  • 8 hojas de gelatina de fresa
  • 300 g de fresas
  • 250 g de requesón
  • 100 g de azúcar
  • 1 limón
  • 200 g de nata
  • unos pistachos picados.

Preparación

Para hacer la masa, batir las claras a punto de nieve y añadir la mitad del azúcar

Mezclar las yemas con el azúcar restante hasta blanquear

Agregar la harina, la ralladura de limón, la almendra molida y las claras

Verter en un molde y hornear 20 minutos a 200 ºC

Remojar la gelatina en agua fría

Mezclar el zumo de grosellas con el azúcar

Laminar las fresas

Escurrir la gelatina y colocarla en un cuenco

Derretir en el microondas a baja temperatura a intervalos de 10 segundos hasta que esté totalmente líquida

Mezclar la gelatína líquida con el zumo de grosellas

Es fundamental que se integre perfectamente

Mezclar con las fresas y verter en un bol de diámetro similar al molde (llenar solo 1/3)

Dividir la masa crujiente en dos y poner una parte sobre la gelatina del bol

Dejar cuajar en la nevera

Para elaborar la crema, remojar la gelatina en agua fría

Hacer un puré con las fresas

Escurrir la gelatina y derretirla en el microondas a baja temperatura a intervalos de 10 segundos hasta que esté totalmente líquida

Mezclar muy bien la gelatina líquida en el puré

Añadir el requesón, el azúcar, la ralladura y el zumo de limón y mezclar bien

Montar la nata y volver a mezclar

Sacar el bol de la nevera

Rellenar el bol con la crema y alisar

Cubrir con la otra capa de masa crujiente

Refrigerar 12 horas

Sacar de la nevera, sumergir la base del cuenco en agua caliente y desmoldar con cuidado

Decorar con pistachos

tracking