Revista Mía

Huevos del revés, la receta sencillísima que querrás probar

Prepara mantequilla, queso en polvo, especias al gusto… ¡y el mejor pan que vendan en tu barrio para mojar!

En unos días donde el huevo frito es viral porque una popular cadena de supermercados nacionales ha tomado la decisión de venderlos envasados, con el consiguiente big bang en redes sociales, donde el asunto ha alcanzado cuestión de estado, nosotros hemos decidido seguir a la nuestra. ¿Cómo? Reivindicando al huevo frito más rico que hay, el que te haces en casa.
No necesita mucho más que un buen aceite de oliva virgen extra, buena materia de prima de calidad, y la técnica y mano en la cocina adecuadas. Como preparación minimalista que es, cada factor por sencillo que parezca, debe estar entre el sobresaliente y la matrícula de honor para obtener el huevo frito perfecto.
Ojo, no solo hay un tipo de huevo frito perfecto. Para ti puede serlo con puntillita, como le gustan a Dabiz Muñoz, que nos enseñó no hace mucho tiempo en redes sociales cómo los cocinaba él para que quedaran como le gustan de verdad. Te lo contamos por aquí. Puede que no quieras ni ver la puntillita, estás en tu derecho. Incluso puede que frito al uso no te llene y te gusten más versiones alternativas más elaborados como los denominados huevos al colchón, una receta en desuso de enorme dificultad técnica que todavía algunas abuelas intentan que pervivan en la tradición familiar. ¿Los conoces? Son unos huevos fritos a los que se corta la cocción, y una vez atemperados se les envuelve en bechamel densa para que rompa la yema, se pasan por huevo batido y pan rallado y se fríen como una croqueta. “Huevo croquetón” les llamaba la abuela de quien esto escribe, una artista sin parangón entre fogones. Si no los has probado, tienes que hacerlo al menos una vez en tu vida.
El caso es no resistirse a encontrar tu huevo frito perfecto. De verdad, hay muchas más alternativas a tu alcance de las que te crees. Mira, sin ir más lejos, en esta pieza te traemos una forma más. Y te va a sorprender. Es la manera en la que se come el huevo frito la divulgadora de cocina en redes Teresa Vivancos. Los llama “huevos del revés” y tienes que probarlos porque están espectaculares.

La clave, más allá de darles la vuelta y cocinarlos por el lado de la yema durante unos segundos para crear un velo sobre esta, es utilizar mantequilla y un poquito de queso en polvo. Sí, son un poquito más bomba (si cabe) que el huevo frito tradicional –aunque estos llevan mucha menos cantidad de grasa inicialmente–, pero no creo que cenes huevo frito todos los días, así que presta atención y compra un buen pan si esta noche te los vas a hacer. “El sabor que le da la mantequilla es brutal! Podéis hacerlos con aceite de oliva. Añadir las especias que queráis… pero hacerlos así porque os van a encantar! Como los fritos pero sin ser fritos y con la yema bien cremosa y calentita!”, dice Vivancos. Al lío.

Ingredientes

  • Huevos
  • Mantequilla
  • Queso en polvo
  • Sal
  • Especias al gusto

Elaboración

Paso a paso

Derrite la mantequilla al fuego en la sartén con cuidado de que no se queme
Haz los huevos fritos en ella. Son, más bien, huevos a la plancha. En función de la mantequilla o aceite que utilices.
Cuando empiecen a cuajar, añade especias y un poquito de queso en polvo (o lo añades al final, a tu gusto).
Dales la vuelta con sumo cuidado, para que no se rompa la yema, y deja así los huevos el tiempo justo para que la yema se caliente pero no se haga por dentro. Verás que queda ligeramente blanca por fuera.

tracking