Agua alcalina: qué es y por qué se cree que es beneficiosa para la salud

No existe consenso científico, ni siquiera evidencias fiables, de que el consumo de este líquido sea tan bueno como creen algunas voces.

iStock
iStock

Beber agua potable es esencial para sobrevivir y no vale con tomar un par de vasitos al día para ayudar al organismo a mantenerse hidratado y sano, sino que se necesitan alrededor de dos litros al día, según las recomendaciones médicas. 

Estas pueden variar en función de las características de cada ser humano y del contexto climático, pero es recomendable, en cualquier caso, beber mucha agua a lo largo de cada jornada. De esto es consciente cada vez más gente -por mentira que parezca, hay demasiadas personas que no beben suficiente agua todavía-, pero la concienciación no siempre implica que se mejoren los hábitos, sino que pueden aparecer otros que no son recomendables, o que por lo menos se pueden etiquetar como innecesarios, por muy de moda que estén.

Un buen ejemplo de ello en lo que al agua respecta es el consumo de agua alcalina. Este tipo de líquido es agua, sí, pero sometida a un proceso de ionización mediante el cual se separan sus fracciones alcalina y ácida, disparando el pH hasta siete veces más que el del agua de toda la vida. El pH, a su vez, es la medida de acidez de una solución; esto es, la cantidad de iones libres de hidrógena que esta tiene. Se clasifica mediante una escala del 0 al 14 y la del planeta Tierra, en general, está entre las 6,5 y 9 unidades. 7 se considera neutro.

Lo que dice la ciencia

Es posible que el concepto pH solo te sonara del agua de la piscina porque, o fuiste socorrista en tu juventud, o tienes piscina privada en casa, o te ha llegado por curiosidad de algún modo hasta tus oídos, pero lo cierto es que no es algo a lo que el ser humano le haya prestado demasiada atención. Importaba, hasta ahora, si el agua era potable o no, pero desde que algunos testimonios asocian el agua alcalina a beneficios para la salud, parece que suscita cada día más interés en la opinión pública. 

La realidad, como suele ocurrir en muchos casos similares dentro del sector alimentario, es que no hay evidencia científica de que el agua alcalina tenga poderes energizantes o desintoxicantes como creen algunos, y en lo que respecta a determinados estudios que ponen en valor este producto, son muchas voces autorizadas las que ponen sus conclusiones en duda. 

Es más, se conocen estudios al respecto como el publicado en 2016 en el Journal of the International Society of Sports Nutrition que no encontraba relación entre el agua alcalina, o una dieta alcalina por extensión, y la prevención del cáncer, otro de los supuestos beneficios de este líquido. 

En definitiva, no se puede decir que sea tampoco un hábito peligroso, pero desde luego, a día de hoy, en base a lo que la ciencia sabe sobre el agua alcalina, no hay ninguna necesidad de hidratarse con esta bebida por delante del agua potable que tomamos a diario. Quizá la ciencia diga un día lo contrario, pero este es el mensaje que se debe dar sobre el agua alcalina actualmente. Y para que el discurso cambie, en primer lugar es necesaria una investigación profunda, y en segundo lugar, que esta demostrara que de verdad existen beneficios para la salud derivados de la ingesta de agua alcalina. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo