¿Cómo conseguir un multiorgasmo?

Pues no es tan complicado… Aquí tienes las claves básicas. Luego ¡juega!

Pues no es tan complicado… Aquí tienes las claves básicas. Luego ¡juega!

 

¿De verdad sabes qué es?

Sí, el mismo nombre lo aclara: la obtención de múltiples orgasmos. Fisiológicamente, ya es un poco más complicado de explicar: "El orgasmo es un proceso de liberación física en el que aumenta el flujo sanguíneo y se produce la miotonía, es decir, la acumulación de energía en las terminales nerviosas y los músculos a lo largo de todo el cuerpo", dice la sexóloga Rosa Sanz, de Madrid, que agrega: "Si dicha estimulación continúa de manera eficaz, antes de que disminuya la tensión sexual, la mujer, y algunos hombres afortunados, son capaces de presentar varios orgasmos sucesivos, o llegar a tener un orgasmo relativamente largo".

 

Todas somos 'candidatas'

Siempre que nos relajemos y tengamos un proceso de excitación eficaz previo, "todas las mujeres que no tengan problemas orgánicos pueden tenerlo".

 

No obstante, son necesarias ciertas condiciones: una salud buena (si existe alguna enfermedad o lesión en los órganos implicados en el desencadenamiento del reflejo orgásmico, puede resultar imposible); la estimulación erótica tanto física como mental; la relajación ("una persona tensa no tendrá su cuerpo y su mente predispuestos a sentir placer, sino en actitud de defensa", dice la experta).

Pero ¿cómo obtenerlo?

 

Vayamos a lo que nos interesa, ¿verdad? "Una vez que se ha conseguido el orgasmo, si se sigue con la estimulación y ésta es efectiva, antes de que disminuya la tensión sexual se puede conseguir otro y después otro", asegura la experta.

 

Bien, ¿cuál es el tipo de excitación que necesitamos? "No hay técnicas mágicas que funcionen para todas nosotras. Los estímulos sexuales dependen de cada persona; lo que a una le puede excitar en otra puede desencadenar el efecto contrario. Lo que sí nos es común es que -tras el orgasmo- la zona genital es mucho más sensible, por lo que resulta conveniente cambiar la técnica de estimulación empleada para obtener el primero", dice Sanz.

 

Disfruta con tu cuerpo

"Lo primero es el autoconocimiento y la experimentación, algo que no todas las mujeres se permiten por la educación que han recibido", apunta.

 

¡Juega con tu cuerpo: conócelo (es tuyo y de nadie más). "La masturbación no es mala para la salud, siempre que no se vuelva obsesiva: permite conocer lo que nos gusta y lo que no; mediante ella podemos averiguar qué técnicas nos llevan a un mayor grado de excitación".

 

Y si estamos en pareja...

¡Buena comunicación! Sé clara y delicada, pero déjale claro lo que más te estimula, lo que deseas.

 

"Necesitamos transmitir qué nos gusta y qué no. El diálogo favorece el entendimiento y la satisfacción antes, durante y después de la relación sexual. Así que, lo mejor que puede hacer la pareja para ayudar a una mujer a conseguir un multiorgasmo y a que disfrute de la relación es preocuparse por lo que le gusta, estar atento y receptivo a sus peticiones".

Continúa leyendo