¿Qué significa tener la necesidad de machacar hielo como si fuera un chicle?

Puede que solo sea una pequeña manía o vicio, pero también hay una teoría que lo relaciona con la salud.

Comer hielo es una cosa que se hace o no se hace. Es uno de esos clubes del todo o nada, como el de comerte o no las uñas. En general, se debe simplemente a un vicio o manía, puede que gusto, pero también hay una teoría que lo relaciona con un problema de salud. 

Falta de hierro

Según algunas investigaciones, la tendencia de comer hielo, machacándolo en la boca como si de una picadora se tratase, puede deberse a un déficit de hierro. Ocurre sobre todo en las mujeres, que son las que suelen presentar menos cantidad en el organismo del recomendado de este mineral, sobre todo en el caso de las mujeres embarazadas. El 50% en concreto tiene déficit de hierro, pero es que también lo sufren el 20% de las que no lo están. En cambio, solo el 3% de los hombres lo padece. 

Es muy posible que tenga anemia por deficiencia de hierro y su deseo de hielo apunta a esto. Una visita a su médico y una simple prueba pueden verificar o refutar esto por usted. Casi el 50% de todas las mujeres embarazadas y aproximadamente el 20% de otras mujeres tienen deficiencia de hierro. Sin embargo, solo aproximadamente el 3% de todos los hombres tienen deficiencia de hierro.

Pagofagia, ¿qué es?

Resulta que el deseo de masticar y comer hielo tiene un nombre clínico, pagofagia. Es así cuando el deseo es compulsivo de consumir hielo o bebidas heladas. En este caso, es una enfermedad que puede deberse a variadas causas. Alteraciones neurológicas, por deficiencias mentales, problemas emocionales, y por puro placer son algunas de las causas, aunque, como decíamos anteriormente, la anemia de hierro también es otra de ellas. 

Según algunas voces autorizadas, la necesidad de masticar hielo es un síntoma de dicha anemia, y en cuanto se corrige el problema, el deseo de picar hielo en la boca desaparece o por lo menos se ve mitigado de forma notable. 

Ten en cuenta que masticar hielo no solo no tiene aporte nutricional alguno. Tan solo es una forma de hidratar al cuerpo, pero para eso está el agua, la forma líquida del hielo. Y encima corres el riesgo de dañarte de forma severa los dientes porque quien come hielo rara vez se limita a chuparlo hasta que se derrita. El hielo, si se come, se muerde, y ahí comienza el riesgo para la salud bucodental, ya que es muy habitual que provoque la formación de grietas en los dientes. 

En definitiva, ya sea por deficiencia al hierro, por un cuadro de estrés emocional, o por simple “vicio”, es recomendable que dejes de comer hielo por mucho placer que te produzca. Al menos desde un punto de vista clínico, ya que su aportación nutricional es nula y, en cambio, puede generar un problema serio en los dientes. 

Continúa leyendo