¿Sabes Practicar Bondage?

¿Te gusta jugar a ser una Anastasia Steele seducida por el millonario  Christian Grey? Con 50 sombras de Grey, el libro que lleva más 40 millones de copias vendidas, la imaginación se nos ha disparado a todas. ¿Qué sabes acerca del bondage? ¿Lo practicas bien? La sexóloga Silvia Batlle, asesora de La Maleta Roja, te da pautas:
- Se trata de una práctica totalmente recomendable para aportar experiencias nuevas a la pareja, salir de la rutina o incorporar nuevas fantasías en los juegos de cama. Cuando hablamos de bondage, debemos saber bien a qué nos referimos y dejar al margen ciertas connotaciones o tabús: muchas veces se confunde con otras prácticas como el sado, que conllevan técnicas más fuertes y prácticamente una forma de vida propia.
-El bondage implica, antes que nada, dos roles: ‘el domino’ y  ‘el sometido’. Por tanto el primer consejo es hablar con la pareja y pactar quién va a ser el dominante y quién el sometido. A partir de ahí dejar claras unas reglas y lo que queréis, pero sobre todo lo que no queréis que os hagan. Pactar algún tipo de señal para indicar a la pareja que algo no va bien.
-Para parejas que se inician, se recomienda alternar los roles para realmente conocer cuál es el papel que más les gusta y, si coinciden, que se puedan divertir ambos.
-Otra práctica inicial serían las esposas y el uso de antifaz. No poder ver y no usar las manos hace que debamos confiar en la pareja y eleva la capacidad sensitiva y la emoción, sobre todo en las parejas poco iniciadas.
-Adoptar un papel, disfrazarse, etc. puede servir para quitarnos cierto pudor y cumplir posibles fantasías. Establecidas unas reglas básicas y unos límites, las posibilidades en la práctica del bondage son tantas como la imaginación de la pareja pueda alcanzar.
-Además, ten en cuenta estas normas básicas de protección:
-Las sesiones de bondage deben durar poco.
-Nunca dejes sola a una persona que está atada.
-Nunca pases una cuerda alrededor del cuello.
-No hagas cualquier nudo y, mucho menos, corredizos.
-Ten a mano siempre algún utensilio que pueda cortar rápido las cuerdas por si es necesario.
-Nunca lo practiques bajo los efectos del alcohol o las drogas.
 
Dinos un secreto: ¿Has practicado el bondage alguna vez?

Continúa leyendo