Revista Mía

El truco para pelar una cebolla fácil y rápido

Ya está todo dicho sobre los tipos de cebolla y sobre los trucos para que no nos haga llorar, pero seguramente no conozcas este atajo para picarla en un visto y no visto.

De la cebolla se suele escribir mucho sobre cómo diferenciar sus tipos –morada, chalota, dulce…– y sobre los mil y un trucos, la mayoría inútiles y alguno de ellos eficaz, para no llorar cuando la pelamos. Nosotros, por supuesto, hemos escrito sobre lo primero, aquí, y también sobre lo segundo, como puedes leer aquí. Pero se habla y se escribe poco sobre el “rollo” que es picarla. Y no es una cuestión baladí teniendo en cuenta que estamos hablando de uno de los ingredientes más utilizados en la cocina de casa.
Pica muy fina la cebolla”, puedes leer en los primeros pasos de muchísimas recetas. Las más populares, y también de las más originales. A veces acompañada por el ajo a su lado, y otras muchas sin este. En definitiva, no hay alimento que piquemos más en los hogares españoles que la cebolla. Y a menudo es durante este paso, cuando la estamos picando “muy fina”, como nos piden las recetas, o como podemos, cuando el tiempo apremia y no nos hace falta ser tan quisquillosos, cuando más nos hace llorar.
Por ello, por ahorrar tiempo en este paso, para evitarnos cortes en los dedos intentando hacerlo como los cocineros que vemos en la tele –ya no podemos decir “como Arguiñano” porque, afortunadamente, la tele está llena de chefs de renombre–, y para llorar un poco menos si es posible, nos parece apropiado compartir el último truco de cocina que hemos apuntado y puesto en práctica tras encontrarlo en las redes sociales. Se trata de un atajo que nos ha descubierto una de nuestras divulgadoras de cocina casera de referencia, la cocinera Tere Marín, @lasmariacocinilla en las redes sociales.

Lo que propone Marín, de la que te recomendamos a menudo recetas en otras piezas, que hagamos con la cebolla es algo tan sencillo como pelarla bien y cortarla por la mitad, en dos partes. Cuando la tienes así, con un cuchillo afilado y del tamaño adecuado –el cuchillo pelador de patatas sirve para lo que su propio nombre dice…–, tienes que hacer cortes en vertical y en paralelo a cada media cebolla. Desde la parte de la tapa o “culo”, hacia el centro, introduce y arrastra el cuchillo sin cortar del todo la media cebolla.
Cuando hayas completado todo el perímetro de cada media cebolla con cortes así, solo tienes que girarla y apoyarla de lado en la tabla de picar. Entonces, con cuidado de no cortarte, simplemente tienes que cortar la cebolla en rodajas. Entonces comprobarás que se desmorona totalmente cada rodaja que cortes: ya está picada gracias al paso previo que has ejecutado.
Puedes picar más fina o más gruesa la cebolla con este método sencillo. Solo tienes que hacer más cortes en paralelo, dejando menos espacio entre cada uno, cuanto más picada quieres que quede la cebolla. Adjuntamos el vídeo donde Tere Marín muestra su truco para cortar rápido una cebolla y que quede picada en un visto y no visto. ¡Toma nota que es muy útil, lo vas a usar muchísimo en casa!
tracking