Vídeo de la semana

Te chuparás los dedos: los trucos para hacer dulce de leche casero

Si amas el dulce, esta receta te conquistará.

dulce de leche casero
iStock

Si tienes el paladar dulce -y los postres te pierden- es más que probable que el dulce de leche sea uno de tus placeres favoritos. Muy cremosa, empalagosa y tremendamente dulce, esta “crema” elaborada a partir de leche, azúcar y vainilla es el acompañamiento perfecto para tartas, bizcochos, muffins, crepes, tortitas e incluso helados, que ya han incorporado este sabor a su repertorio. 

El dulce de leche es tremendamente popular en América Latina (especialmente en Argentina, donde se cree que se inventó), y en lugares como España o Francia, donde se conoce como “confiture de lait” (confitura de leche, literalmente).

Siempre puedes comprar un botecito de dulce de leche para degustarlo, pero si disfrutas con la repostería y tienes tiempo de sobra, puedes probar a hacerlo de forma casera, con un sabor mucho más suave. El proceso es algo largo -unas tres horas- y requiere de paciencia y esmero y atención, pero el resultado merece la pena… Si te apetece hacer esta receta, sigue leyendo.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche entera
  • 350 gramos de azúcar
  • Media cucharadita de bicarbonato sódico
  • Vainilla

Cómo preparar dulce de leche casero

Para empezar pon a calentar la leche junto con el azúcar a fuego medio en una cazuela, para que éste se disuelva.  A continuación añade la media cucharada de bicarbonato y la vainilla (en polvo, en semillas… ) y remueve la mezcla. Deja cocer la leche durante unas dos horas, removiendo el contenido de la cazuela con bastante frecuencia.

receta dulce de leche
iStock

Poco a poco, pasado este tiempo verás cómo el agua que contiene la leche se evapora y la mezcla se va espesando cada vez más, cambiando de color y volviéndose oscura. Y este es el momento más delicado: aquí no deberás dejar de remover la crema para evitar que se formen grumos o que se pegue al fondo de la cazuela.

Cuando la mezcla tenga la consistencia de unas natillas, retira la cazuela del fuego y remueve durante otros cinco minutos para enfriar la mezcla. ¡Y listo! Ahora ya puedes guardar la crema en frascos y meterlos en la nevera, listos para disfrutarlos en cualquier momento.

Existe también una forma más simple y rápida de hacer dulce de leche, a base de leche condensada. Basta con cocer una lata de leche condensada al baño María durante al menos unas dos horas. La lata debe estar cubierta completamente con el agua para que se cocine todo su contenido.

Continúa leyendo

#}